Madrid

Madrid

«Salen a fumar... y se marchan sin pagar»

Tenía que pasar. Ya hay clientes que han encontrado el modo de sacarle partido a la ley antitabaco. Lo de irse sin pagar abre paso

Día 14/01/2011 - 11.57h
Irse sin pagar de los bares, más facil con la Ley Antitabaco
Han pasado casi dos semanas y todavía sigue dando que hablar la dichosa ley antitabaco. Lo último es la denuncia de la proliferación de caraduras que aprovechando la excusa de salir del bar para fumar un pitillo se marchan sin pagar la cuenta. «Oye, que salgo a echar un cigarro»... y después si te he visto no me acuerdo.
En la Tasca del Majao, en la madrileña calle de Hermosilla les ha pasado ya varias veces. La encargada, Consuelo Vicente, cuenta que «suele ser gente que no es cliente habitual del negocio, pero sí es algo que nos está pasando». La cuenta más gorda que les dejaron sin pagar superaba los treinta euros. En este establecimiento del barrio de Salamanca no han tardado en comprobar como los jetas le encuentran el resquicio para sacarle partido a todo.

No es el único. Este nuevo fenómeno, que, según cuentan los hosteleros, se repite con más frecuencia cuando cae la noche y se empiezan a servir más copas que cafés, lo han sufrido también en el Bar Casa Pueblo, en las inmediaciones del Congreso de los Diputados. Allí también se han quedado con algunas consumiciones sin cobrar. Íñigo Agote, uno de sus propietarios, se queja porque con esta ley les están obligando a adoptar un rol que, según él, no les corresponde: «Ahora tenemos que estar vigilando y nuestro trabajo es atender a la gente, no somos policías».
Práctica generalizada
Lo de estos dos bares no son casos aislados. De hecho, la Asociación de Empresarios de Ocio Nocturno de Madrid confirmó ayer a Ep que está práctica abusiva se está extendiendo. Como respuesta, cada vez más de estos empresarios están incorporando servicios de guardacopas. De confirmarse, la aplicación de la controvertida norma habría servido para generar algunos puestos de trabajo. Desde el sector de la hostelería se viene advirtiendo reiteradamente que la ley iba a destruir empleo.

Lo cierto es que las primeras semanas de aplicación de la norma está suponiendo una revolución en las costumbres habituales en los bares españoles. Cosas como exigir el pago de la consumición en el acto, poco extendidas hasta ahora y que muchos clientes ven como una falta de confianza, se abren paso ahora. Consuelo sabe que en su bar «hay gente a la que molesta, pero no nos está quedando más remedio». En el bar de Íñigo, un agradable local de aire novecentista, han empezado a colocar unos papelitos amarillos para identificar las consumiciones de los clientes que están en la calle fumando y no retirarlas. Nuevas costumbres para nuevas reglas.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

El tiempo...

Sigue ABC.es en...

Lo último...
Últimos vídeos

Abogados dicen que al maquinista le podrían caer 7...

Hemeroteca

La portada de...

Un día en tu vida:

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.