Desvelando al verdadero Albéniz
El compositor Isaac Albéniz / ABC
Actualizado Miércoles , 11-11-09 a las 20 : 08
La exposición «Albéniz, leyendas y verdades» propone, desde hoy y hasta el próximo 30 de enero en el Centro Cultural del Conde Duque, un recorrido por la vida y obra del autor catalán a través de más de un centenar de partituras, libretos, cuadros y fotografías cedidas por el Ayuntamiento de Madrid, la Biblioteca Nacional y la Sociedad Española de Conmemoraciones Culturales (SECC), coincidiendo con el centenario de su muerte y el 150 aniversario de su nacimiento.
El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, inauguró hoy la muestra acompañado por su comisario, Justo Romero, y por la presidenta del SECC, Soledad López, y la directora de la Biblioteca Nacional, Milagros del Corral, así como por la delegada de Las Artes de la capital, Alicia Moreno.
Libretos de obras escénicas, trajes de representaciones, bocetos de vestuario y escenografía, fotografías familiares, cuadros de artistas contemporáneos y amigos de Albéniz, partituras, rollos de pianola, discos de pizarra y de vinilo, cartas y documentos... son algunos de los artículos que los visitantes podrán contemplar en tres áreas de la exposición.
La primera, «Albéniz lírico. La obra escénica», es una presentación cronológica y musical de la poco conocida faceta del catalán como compositor lírico con zarzuelas, óperas o canciones.
En la segunda sala y bajo el título de «Músicos y artistas de Albéniz» se ofrece una visión del contexto artístico del compositor y de su implicación en la principal corriente artística del momento, el modernismo. Así, incluye pinturas de su propiedad, la mayoría regaladas por sus amigos, que suponen un magnífico recorrido por el modernismo catalán, con ejemplos de Ramón Casas, Santiago Rusiñol, Joaquín Mir, Xavier Gosé, Josep Maria Sert , Néstor, Joan Brullo, Darío de Regoyos o Ignacio Zuloaga.
Por último, en «El universo personal de Albéniz. Espacios sonoros» se muestra la faceta más íntima del autor, con retratos y fotografías, así como ejemplos de elementos musicales.
En definitiva, «Albéniz, leyendas y verdades» supone «un itinerario visual y sonoro a través de la fascinante peripecia vital de Isaac Albéniz, de su tiempo y de los lugares por los que transitó, para tratar de clarificar las leyendas fijadas por el propio compositor, y asentar la poliédrica verdad de su fascinante vida», en palabras de Gallardón.
La muestra podrá ser visitada desde hoy y hasta el 30 de enero de martes a sábado de 10 a 21 horas y domingos y festivos de 11 a 14.30 horas. Los lunes, y los días 24, 25 y 31 de diciembre, y el 1 de enero la Sala de Bóvedas, donde se encuentra la exposición, estará cerrada. La entrada es gratuita.
Además, el 18 de noviembre el Ayuntamiento de Madrid cerrará la programación de homenaje al centenario con la colocación de una placa en recuerdo de Albéniz en la calle San Onofre, donde residió durante algún tiempo.
Albéniz y su «dolor de España»Durante la inauguración, Gallardón destacó la «inmensa creatividad que en su momento no supo ser apreciada en toda su extensión» de Albéniz, así como sus capacidades en muchos campos del conocimiento y su «itinerario vital» que lo llevó por ciudades como Madrid, Barcelona, Londres, París, Bruselas, Leipzig o La Habana, entre otras.
«Su vida fue intensa y estuvo marcada por su carácter generoso, extrovertido y cosmopolita, abierto y plural, pero manteniéndose como un español comprometido con sus raíces y tradiciones y, a la vez, un entusiasmado modernista», afirmó el primer edil sobre su tío abuelo.
Sus amistades con artistas como Fernández Rabos, Granados, Dukas, Santiago Rusiñol, Ramón Casas, el Conde de Morphy o Money Coutts son muestra de esta apuesta por el arte nacional, y el amplio repertorio de obras de numerosos géneros como «Iberia», «San Antonio de la Florida» o «Merlín» dan buena muestra de ello.
«Fue un catalán universal que divulgó como nadie la cultura española. Pero no de la España que conoció, sino de tiempos y lugares en los que nunca había vivido, demostrando así una gran nostalgia de la que sólo el verdadero creador es capaz. Tenía dolor de España, de una España que le había dado la espalda, y compuso por ello una música española que pudiera ser entendida y apreciada en cualquier momento y lugar, universal, que traspasara barreras culturales», continuó el primer edil.
Por ello, para Gallardón el «gran acierto» de la exposición es que «recupera la obra escénica pero también la vida de Albéniz», fundamental para «entender ese dolor permanente de España» y para «conocer el personaje que él mismo se creó para despertar interés sobre su obra».
«Esta es una ocasión magnífica para aprender de lo que no tenemos que volver a hacer en España: dar la espalda a nuestros artistas», zanjó, antes de bromear con la posibilidad de hacer llegar a la organización de la muestra una fotografía que él mismo conserva en su archivo familiar de «Albéniz desnudo bañándose en una tinaja».
Música española con carácter universalPor su parte, Soledad López destacó durante su intervención que la intención de Albéniz, según él mismo expuso, era «hacer obras españolas con carácter universal que entendieran todos». «Al final Albéniz hizo música española con acento universal que ha logrado que la música universal tenga acento español», apostilló.
Finalmente, Milagros del Corral agradeció el «honor de poder mostrar (una treintena de) fondos raros del Departamento de Música de la Biblioteca Nacional», y se declaró convencida de que la muestra será «un éxito de público».
Por último, protagonizó la anécdota simpática de la mañana al hablar de Clementina, «la abuela del alcalde». «Mi bisabuela», le corrigió Gallardón, provocando las sonrisas de los presentes y de la propia directora de la Biblioteca, que se corrigió diciendo: «¡Uy! Perdone, ya quería yo ponerle más años».

Enviar a:

¿qué es esto?


Facebook ABC.es