Los inventos más sorprendentes creados con un Raspberry PI
raspberrypi.org

Los inventos más sorprendentes creados con un Raspberry PI

Abundan en la web docenas de tutoriales para construir desde estaciones meteorológicas hasta superordenadores gracias a este pequeño y barato ingenio

Actualizado:

El Raspberry PI es uno de esos ingenios que los entendidos en el mundo de la tecnología consideran imprescindible pero que para los neófitos es algo así como ciencia ficción. Esta especie de miniordenador, apenas más grande que una tarjeta de crédito y con un precio irrisorio para todo lo que ofrece, ha hecho que los más manitas dentro del mundo de la tecnología no hayan parado de investigar con sus –al parecer infinitas– posibilidades.

Abundan en internet numerosos tutoriales con explicaciones paso a paso de cómo elaborar, con un poco de paciencia y dinero, una gran cantidad de ingenios que parece imposible que puedan funcionar gracias a esta pequeña placa base que se puede adquirir por menos de 30 euros.

La página web PingBing.com recopila algunos de ellos. Desde ABC.es te desgranamos los más sorprendentes, curiosos y «teóricamente» más fáciles de realizar.

Máquina recreativa arcade

Hace algunos años, antes del auge de las consolas domésticas de última generación, los «gamers» se tenían que conformar con ir a los recreativos a jugar con las máquinas. Para todos aquellos nostálgicos, Jonathan Williamson y Paul Beech crearon esta mini-consola de la que venden incluso un kit de fabricación casero. Ahora lo único que hace falta para jugar es un destornillador, un Raspberry Pi y tiempo.

Por 130 euros te envían a casa el pack completo de Picade (nombre que le han puesto) para que sólo tengas que montarlo: una pantalla LCD (de 8 o 12 pulgadas), mandos, controles, altavoces y todos los cables y componentes necesarios para ensamblarlo. Además, aseguran que puedes utilizar el Picade como una segunda pantalla de ordenador mientras no estás jugando. Y encima es «un producto altamente 'hackeable'», según proclaman en su web.

El precio es más una ayuda para continuar con el proyecto que el verdadero precio de la consola. Por ello se apoyaron en la plataforma de crowdfunding « kickstarted», que les permitía seguir investigando en las posibilidades del Raspberry PI. De momento ya han conseguido que en la pequeña consola se puedan disfrutar los juegos míticos de la Commodore 64 y de la Spectrum / ZX. Además, enseñan cómo utilizar la Picade para recibir correos electrónicos, utilizar Twitter o escuchar música gracias a un GPIO (un tipo de chip de uso habitual). Y por si fuera poco, se puede jugar en multijugador.

Estación meteorológica

Tener una simple estación meteorológica en casa no es dificil. Por menos de 150 euros te puedes hacer con una básica. Lo realmente especial es ser capaz de analizar todos los datos que ésta nos proporciona y que, a partir de ahí, podamos ser una especie de «hombres del tiempo» caseros.

Para conseguir esto sólo hay que instalar la placa base Raspberry PI a la estación. Una vez conectada (algo no demasiado complicado) llega la fase clave: introducir el código de hackeo para configurarlo al gusto de cada usuario. Hay varias páginas web que ofrecen estos códigos, que nos permiten desde tuitear los datos que capta nuestra estación hasta subirlos a una página web especializada en estos temas.

Tanque con corazón de Raspberry PI

Vamos con otro producto de ocio fabricado gracias a este miniordenador. Esta vez es un pequeño tanque que podemos controlar desde una tablet. En «sólo» 26 pasos podemos conseguir que un viejo tanque teledirigido de juguete se convierta en una «máquina» de guerra, con cámara integrada y capaz de grabar y hasta de disparar bolas de aire comprimido.

Los pasos son demasiado largos como para reproducirlos aquí. Pero sí que podemos avisar de que no es sencillo, requiere mucha maña, ya que hay que desmontar casi por completo el tanque, quitar el antiguo «corazón» y sustituirlo por el flamante Raspberry PI. A partir de ahí todo será programar el nuevo aparato para que podamos dirigir el nuevo y mejorado tanque a nuestro gusto.

Un superordenador de Lego

Habitualmente oímos hablar de los superordenadores que utilizan los gobiernos y las grandes empresas y que son capaces de operar a velocidades increíbles. Este tipo de máquinas son extremadamente caras, tanto en su concepción como en su mantenimiento, pero ahora los entusiastas de Raspberry PI podrán tener su propio superordenador. Lo más importante para conseguirlo, además de varias placas base, es algo tan «infantil» como las fichas de Lego.

No es extraño que los más manitas del mundo del hardware utilicen piezas del popular juego para unir las partes de sus ingenios. De hecho es lo habitual si se quieren reducir los costes al máximo. Aunque el tamaño es mayor, el resultado es lo suficientemente bueno y eficiente como para que funcione.

Los creadores de este espectacular ordenador proceden de la Universidad de Southampton y aseguran que se puede construir el sistema por menos de 3.000 euros, algo irrisorio comparado con el precio de un superordenador. De hecho, hasta un niño de 6 años ha participado en el proyecto.

Pese a lo simple que pueda parecer, el resultado es una máquina compuesta por 64 procesadores y con más de un Terabyte de memoria. Y todo gracias al Raspberry PI y a las piezas de un juego de niños.