Los planos que diseñó Ventura Rodríguez para elaborar las fuentes de Neptuno (a la izquierda) y la diosa Cibeles
Los planos que diseñó Ventura Rodríguez para elaborar las fuentes de Neptuno (a la izquierda) y la diosa Cibeles

Cibeles y Neptuno, al desnudo en el Conde Duque

El centro cultural acoge una exposición que recorre la obra de Ventura Rodríguez

MadridActualizado:

Las tres fuentes del Paseo del Prado (Neptuno, Apolo y Cibeles), el Hospital General, San Francisco el Grande, el oratorio de San Felipe Neri, la iglesia de San Bernardo, la casa de Correos, la casa de la Inquisición... Son sólo algunos de los monumentos y construcciones emblemáticos de Madrid que debemos a Ventura Rodríguez, de cuyo nacimiento se cumplen tres siglos este año. Con motivo de este centenario, el Centro Cultural Conde Duque expone la vida y obra de este funcionario municipal, maestro mayor de la Villa, fontanero mayor y, sobre todo, uno de los grandes arquitectos del siglo XVIII.

La exposición, comisariada por los arquitectos Pedro Moleón y Javier Ortega Vidal y el historiador José Luis Sancho, se articula en tres apartados temáticos: la primera sección está dedicada a sus obras para la corona, instituciones y particulares; la segunda, a su labor como arquitecto y fontanero mayor de la Villa, y la parte final al paseo del Prado, su trazado y sus fuentes, de Atocha a Cibeles.

La obra seleccionada pertenece en su totalidad al patrimonio documental y museístico de las colecciones municipales: el Archivo de la Villa, custodio de innumerables expedientes con los dibujos y dictámenes de don Ventura, el Museo de Historia, la Biblioteca Histórica Municipal y el Museo de San Isidro. El conjunto constituye una de las mayores colecciones de dibujos y proyectos que de este arquitecto se conservan en las distintas instituciones culturales de España.

El primer arquitecto municipal de Madrid fue nombrado a finales del siglo XVI, y a lo largo de su historia, el Consistorio ha elegido para este cargo a profesionales que se convertirían con el paso del tiempo en grandes representantes de la historia de la arquitectura, como Francisco de Mora, Pedro Ribera, Juan de Villanueva o el mismo Ventura Rodríguez.

Este hecho ha facilitado la conservación en los fondos municipales de muchos de sus proyectos, a día de hoy verdaderas obras de arte, que permiten conocer de su puño y letra su visión personal de la arquitectura y el urbanismo madrileño del momento.