Ojo al hielo en la carretera: no siempre es visible.
Ojo al hielo en la carretera: no siempre es visible.

Siga estas pautas para conducir en la ola de frío

La firma de alquiler de coches Hertz propone un vademécum con diez recomendaciones para extremar la precaución cuando, como estos días, las condiciones de la carretera se vuelven adversas

Actualizado:

La ola de frío que azota España obliga a extremar la precaución en carretera. Bajas temperaturas, nevadas, hielo y lluvia son factores de riesgo que multiplican los incidentes en el asfalto. Por ello, Hertz, la compañía de alquiler de vehículos, ha diseñado un decálogo para mejorar la seguridad cuando las condiciones al volante se vuelven adversas:

1. Revisar el vehículo. Antes de que comience el mal tiempo, conviene realizar una puesta a punto. Se deben verificar el sistema de refrigeración, los frenos, el alumbrado, los parabrisas, la suspensión, el estado de los neumáticos y que el nivel del aceite y del líquido anticongelante sea el adecuado. En épocas de mucho frío, es aconsejable añadir anticongelante al líquido limpiaparabrisas.

2. Conocer las condiciones meteorológicas y el estado de la carretera. Si se va a emprender un viaje largo, se recomienda escuchar las predicciones del tiempo y del tráfico. En caso de adversidad climática, es conveniente retrasar el viaje.

3. Ir provisto para casos de emergencia. Preparar un kit con artículos básicos como ropa de abrigo, mantas, agua, comida y una linterna. Estar comunicado es imprescindible, por lo que se debe llevar encima un móvil y un cargador de coche.

4. Disponer de cadenas reglamentarias. Especialmente si se va a circular por puertos de montaña, es necesario llevarlas y conocer cómo se colocan. Cuando la temperatura baja de los 7ºC, se aconseja usar también neumáticos de invierno, ya que los estándar pierden adherencia por el endurecimiento de las gomas.

5. Circular con al menos medio depósito de gasolina. Aunque el desplazamiento sea corto, no conviene apurar el depósito y más en condiciones de nieve o lluvia.

6. Aumentar la distancia de seguridad. La distancia normal es de tres o cuatro segundos, es decir, de unos 90 metros en autopista o autovía. En caso de condiciones adversas, se recomienda aumentarla hasta ocho o diez segundos y también disminuir la velocidad por la pérdida de visiblidad y de adherencia del neumático a la calzada.

7. Poner la calefacción solo cuando los cristales estén limpios de nieve y hielo. No usar agua caliente sobre el cristal, ya que los cambios repentinos pueden romperlo. Un rascador de hielo es lo más eficaz y barato. Para evitar la condensación de los cristales en el interior, se debe utilizar el aire acondicionado.

8. Evitar los frenazos bruscos. El hielo no siempre es visible, por lo que hay que extremar la atención y evitar frenar bruscamente. En más seguro utilizar el freno motor, sin soltar el acelerador de golpe, que el freno.

9. Cuidado con el aquaplanning. Cuando se forman balsas de agua en la carretera, en vez de frenar, hay que sujetar con firmeza el volante y levantar suavemente el pie del acelerador para rebasarlas.

10. Qué hacer en caso de que el vehículo se quede atascado en la nieve. En esta situación, se debe cambiar a una marcha larga, mantener las ruedas rectas e ir suavemente hacia detrás y hacia delante hasta que el coche consiga salir.