¿Preparado para conducir en Navidad?

Las fiestas que se avecinan son para muchos sinónimo de actividad frenética, de agendas llenas de eventos y de reencuentros ‘obligatorios’ que se suman a las actividades cotidianas. Nuestra actitud al volante y el estado de las carreteras son, además, muy diferentes al resto del año.

Actualizado:

Para evitar ‘sustos’ estos días al volante, Arval ha elaborado un conjunto de sencillos consejos que, bien seguidos, harán que todo sea más llevadero.

Por ejemplo, recuerda la importancia de preparar traslados, compras y viajes. Señala que mejor hacerlo de forma escalonada y planificada en fechas en que todos estos movimientos se multiplican. Viajar al encuentro de familiares y amigos, buscar las mejores opciones de compras… Calles y carreteras se llenan de actividad y retenciones, y prisas y urgencias son malas consejeras: una vez inmersos en una de estas situaciones, mejor guardar calma, mantenerse en el carril y evitar zigzagueos entre coches o acelerones.

Ojo a la noche

En esta época anochece más temprano y hay que extremar la prudencia: conducir en ausencia de luz obliga a prestar especial cuidado, con atención al estado de las carreteras y a los cambios meteorológicos. Y es que el viento, la lluvia y el hielo son factores que no cabe pasar por alto.

Al salir de compras los paquetes se acumulan en el interior del coche sin orden… Por ello conviene planificar el espacio y evitar colocar paquetes en los asientos delanteros y traseros, ya que pueden provocar distracciones y, en caso de movimientos bruscos, golpeos al conductor y los pasajeros.

Mejor utilizar el maletero y colocar los paquetes y bolsas de forma segura. Todo tiene cabida en el maletero, solo hay que encontrar la manera de colocarlo. Nada puede reducir la visibilidad, tampoco por los retrovisores, por muy delicado que sea el objeto ¡y no vale que el árbol de navidad asome por la ventanilla!

Los niños, «a raya»

En Navidad los niños no tienen colegio y disfrutamos de más tiempo con ellos. Ociosos y a menudo más nerviosos de lo habitual ante la expectación de los regalos, los más pequeños pueden poner en jaque la atención al volante.

Es vital que vayan bien acoplados a sus sillitas (Sistemas de Retención Infantil) y entretenidos durante los trayectos con música, videos o juegos... En caso necesario, si el desplazamiento es largo, recuerde que es conveniente parar al menos una vez cada hora y media para que niños y mayores puedan moverse y descansar un poco.