Claves para comprar coche nuevo
Es habitual que muchos acaben adquriendo un coche equivocado o que no responde a sus necesidades.

Claves para comprar coche nuevo

La revista Consumer ha elaborado una completa lista de puntos que debemos tener presentes puestos a elegir un nuevo modelo, entre ellos el tipo de automóvil y la motorización que mejor se adapten a nuestras necesidades y presupuesto.

e.c.
Actualizado:

La puesta en marcha de el Plan PIVE, con ayudas para la sustitución de automóviles con una antigüedad de 10 años o más por modelos de alta eficiencia energética, y el ligero cambio en la conyuntura económica están permitiendo Para ello, concede una subvención de 2.000 euros a la compra de un turismo (el Gobierno aporta 1.000 euros y otros 1.000 son por parte del concesionario y la marca del coche) y de 3.000 euros a familias numerosas que adquieran un vehículo de 6 ó más plazas (que se reparten de manera equitativa entre el Gobierno, la marca y el concesionario).

La reactivación motivada por estas ayudas, todo un revulsivo, viene animando a muchos a acercarse de nuevo a los concesionarios. Pero antes de decidir la comprar de un coche hay que tener en cuenta:

- Marcarse un presupuesto límite: hay que valorar el poder adquisitivo, el nivel de endeudamiento al que puede llegar y la capacidad real para devolver el préstamo. Hay que ser realista y adquirir un coche que se ajuste a un presupuesto fijado de antemano, sin pasarlo.

- Encontrar el automóvil adecuado: conviene tener una idea concreta del vehículo que se pretende comprar (marca, modelo, motorización, nivel de equipamiento, opciones y color). Sin embargo, cuanto más flexible se pueda ser en alguna de estas características antes se encontrará una mayor gama de coches a la venta y se tendrá un poder de negociación adicional. Y cuantos más concesionarios tengan un mismo turismo, se estará en mejor posición para adquirirlo más barato.

- Cuando se decide el modelo buscado, hay que concertar un día con el concesionario para hacer una prueba de conducción y conocer la sensación que produce conducirlo. Lo mejor es elegir un momento con pocos clientes en el concesionario (laborables por la mañana) y anotar toda la información sobre cada coche localizado.

- Estudiar el precio del vehículo: Es importante hacer visitas a varios concesionarios para negociar. En tiempo de crisis los hay dispuestos a vender por debajo del «precio recomendado por el fabricante».

- Si el automóvil tiene extras o un equipamiento más completo su importe se incrementará de modo considerable. En este sentido, hay que tener en cuenta los extras que se ofrecen y ver si de verdad se necesitan para no subir el importe final más de la cuenta.

- Elegir la motorización adecuada: muchos creen que un diésel ahorra dinero por el precio del gasóleo (más barato) y el consumo del vehículo (más favorable), pero suelen ser más caros que los de gasolina a igualdad de versión y potencia. Por ello, según el uso y los años que se tendrá en servicio, se puede calcular qué motorización resulta más económica valorando el coste por kilómetro y el tiempo que pasaremos amortizando la diferencia extra que anticipamos en la adquisición.

- Fiabilidad del motor: la motorización diésel es, en general, más robusta. Se considera que la vida útil de un coche con este motor está entre los 300.000 y los 400.000 km, mientras que la de un gasolina se sitúa entre 250.000 y los 350.000 km. Si se pretende hacer muchos km al vehículo o se empleará de forma profesional, tiene ventaja un diésel. Dentro de un mismo modelo de automóvil, los diésel se devalúan más lentamente que los de gasolina.

- Preferencias de conducción: un motor de gasolina permite una conducción más «deportiva», mientras que un diésel, más «tranquilo», resulta más fácil y cómodo para uso cotidiano. Los modelos de gasolina tienen más «salida» desde parado y, en manos de un conductor experto, pueden dar un resultado más eficiente.

- Seguro: lo normal es que los diésel, más caros que los de gasolina a igual modelo y potencia, impliquen un coste anual de la póliza del seguro más elevado.

- Ruidos y vibraciones: en general, los automóviles de gasolina son más silenciosos y vibran menos que los diésel.

- Gastos complementarios: cuando se planifica la adquisición de un coche no solo hay que tomar en consideración su precio, sino el resto de gastos que acarrea la operación, como el seguro obligatorio o el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM). Al comprar un turismo de nueva matriculación, además de tener que abonar el tipo general del 21% de IVA, con el que están gravados todos los bienes de consumo, hay que añadir un porcentaje entre 0 y 14,75%, en concepto de Impuesto de Matriculación, que está basado en las emisiones de CO2 del vehículo.

- Intentar anticipar una entrada para reducir el plazo de amortización: si se necesita financiación para adquirir el automóvil, conviene dar una entrada para no tener que financiar el 100% de la compra. Lo más recomendable es intentar reducir el plazo de amortización del crédito para pagar menos intereses y obtener así mejor precio. Entre los requisitos más destacados que solicitan las entidades bancarias para conceder la financiación se encuentran:

1. Capacidad para devolver el préstamo: el banco estudia la solvencia del comprador mediante un análisis de sus ingresos periódicos, bienes y activos que componen su patrimonio, situación financiera e historial crediticio.

2. Ser mayor de 18 años, o menor de edad emancipado, para firmar un préstamo bancario.

3. No estar incluido en un fichero de morosos, pues figurar en los ASNEF o RAI elimina la posibilidad de acceder a un préstamo.

- Revisar y firmar la documentación: llegado al acuerdo, hay que leer bien el contrato de compraventa del vehículo antes de firmarlo. Conviene asegurarse de que no se han insertado cargos adicionales y que el precio coincide con el que se estipuló. Preguntar lo que no se entienda y hacer los trámites sin prisas. También confirmar que todos los extras pagados están incluidos. Si falta algún detalle o algo no se ajusta a lo pactado, hay que exigir que lo reparen.

El concesionario tiene que hacer entrega al comprador de:

- La factura completa.

- La documentación completa del vehículo: la Tarjeta de Inspección Técnica de Vehículos del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, el permiso de circulación del Ministerio del Interior y la Declaración de alta en el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (IMVTM).

- La garantía del automóvil con sus coberturas, plazo de vigencia, sus limitaciones y sus exclusiones, junto con los datos de contacto del concesionario (a efectos de revisiones oficiales, problemas en el coche, etc.). Por ley contempla 2 años, pero pueden existir ampliaciones de serie o como opción que, normalmente, obligan a acudir al servicio oficial de la marca para las revisiones pertinentes.

- Los documentos y objetos que acompañan al vehículo en la entrega: manual del usuario, libro de revisiones, juego de herramientas, los juegos de llaves...