Inversión en carreteras: siempre buena
No mantener de forma adecuada una carretera implica, a la larga, un coste muy superior en arreglos.
el mantenimiento preventivo ahorra dinero y accidentes

Inversión en carreteras: siempre buena

La conservación de la red de carreteras es, sin duda, una de las inversiones más rentables, pues su coste es un 70 por ciento inferior al que supone construirlas de nuevo la vía, según estimaciones de la compañía de ingeniería Euroconsult.

Actualizado:

La compañía de ingeniería Euroconsult señala que, además de los beneficios inmediatos, «la conservación alarga la vida útil de la infraestructura entre 20 y 30 años, con lo que no sólo se evita un mayor desembolso en su reconstrucción, sino que se amortiza la inversión inicial».

Además, calcula que cada euro que se deja de invertir en conservación preventiva de las carreteras genera un coste de reparación futura, a 10 años, de 5 euros, «un coste que además aumenta exponenciamente con los años». Un recorte anual de 500 millones en conservación de la red viaria generará un sobrecoste de 2.500 millones en una década.

En opinión de La Asociación Española de Fabricantes de Mezclas Asfálticas (Asefma), a día de hoy las carreteras en España, ya sean de titularidad estatal o responsabilidad de Comunidades Autónomas y Diputaciones, necesitan una inversión de 5.200 millones de euros «sólo para devolver sus firmes a un estado mínimamente adecuado».

Para esta asociación, la seguridad vial es la primera afectada por la falta de inversión en conservación, que también provocca, el encarecimiento del transporte, un empeoramiento de la fluidez del tráfico, disminución de la vida útil de los vehículos y aumento en el consumo de combustible.

Este año el Estado destinará 1.576 millones de euros a la creación de infraestructura de carreteras y 993 millones de euros a su conservación y explotación de carreteras.

¿Se puede reclamar a la Admnistración si sufrimos un accidente por defectos en la infraestructura?

Es habitual que un automovilista haya sufrido en alguna ocasión un reventón de una rueda por una zanja de obra no señalizada, o bien que se le haya cruzado un perro en una autopista que ha estado a punto de provocarle un accidente.

En esos casos, Automovilistas Europeos Asociados (AEA) recuerdan que «la ley le reconoce el derecho a ser indemnizado. El artículo 106 de nuestra Constitución establece que los particulares tendrán derecho a ser indemnizados por toda lesión que sufran en cualquiera de sus bienes o derechos, salvo los de fuerza mayor, siempre que la lesión sea consecuencia de los servicios públicos».

Para que la reclamación pueda prosperar se tienen que cumplir 3 requisitos:

- Que el daño sea efectivo, evaluable económicamente e individualizado (no sirve indicar lo que pudo haber ocurrido);

- Que sea consecuencia directa del funcionamiento del servicio público

- Ausencia de fuerza mayor

Es preciso además recabar pruebas en el momento de producirse el accidente (incluso pidiendo auxilio a la policía), aportar testimonios y, si es posible, fotografías. Por último, no olvidar aportar la factura o el presupuesto de reclamación.