A menor presión mayor riesgo de reventar
Es preciso revisar la presión de los nuemáticos antes de iniciar un viaje.

A menor presión mayor riesgo de reventar

El riesgo de reventón se triplica en automóviles con neumáticos con 0,5 atmósferas por debajo de lo indicado por el fabricante. El peligro de incidente es extremo para un 1 por ciento de los automovilistas, capaces de viajar con 0,75 atmósferas menos de presión en alguna de las ruedas.

e.c.
Actualizado:

Un inflado deficiente de los neumáticos, por otra parte constatado en el 71 por ciento de los automóviles del parque español, multiplica el riesgo de reventón cuando se rueda con las temperaturas elevadas de agosto, advierte el distribuidor de cubiertas Grupo Andrés. Y es que cuando éstas viajan con presiones por debajo de lo recomendado por el fabricante del vehículo se desgastan más deprisa, sonmenos resistentes a los pinchazos y pueden reventar cuando chocan con cualquier socavón. Las carcasas de los neumáticos con menos aire del recomendado también se deforman mucho más en cada giro, aumentando su resistencia a la rodadura con el consiguiente incremento en el gasto de gasóleo o gasolina.

Precisamente, el elevado número de reventones en autovías y carreteras secundariasse evidencian en las bandas de rodadura y las cubiertas deshechas abandonadas en las cunetas. La explosión incontrolada de una cubierta compromete la estabilidad del automóvil y asusta a la persona al volante, propiciando una pérdida de control especialmente peligrosa

Otro problema añadido que está disparando los incidentes durante el verano es la proliferación de cubiertas de segunda mano, comercializadas en muchos casos sin ninguna clase de control de calidad.

La atención a las cubiertas del automóvil toma aún más relevancia cuando se viaja con el calor estival, pues las altas temperaturas en el ambiente y el asfalto, junto con la carga extra de pasajeros y equipaje, ponen a prueba las gomas con presiones incorrectas.

El riesgo de reventón se triplica en los automóviles con neumáticos con 0,5 atmósferas por debajo de lo indicado por el fabricante del vehículo. Los rozamientos internos generados por esos neumáticos con menos aire del necesario generan mucho calor y disparan los niveles de presión tras recorrer solo unos pocos km, multiplicando así los riesgos de reventón.

Peligro extremo

Eduardo Salazar, director general de Grupo Andrés, advierte que «el peligro de incidente es extremo para un 1 por ciento de los automovilistas, aquellos que no dedican la menor atención a las cubiertas de su coche y son capaces de viajar con 0,75 atmósferas menos de presión en alguna de las ruedas, incluso cuando van a cubrir cientos de km».

Lo mejor, sin embargo, es que bastan un par de minutos en una estación de servicio para comprobar la presión de los neumáticos y reducir al mínimo el riesgo de reventón. El examen debe llevarse a cabo con las cubiertas en frío y con un equipo medidor de confianza. En caso de rodar muy cargados se puede subir la presión en una o dos décimas para evitar sobrecalentamientos excesivos en condiciones extremas, pues ese pequeño exceso desaparece en menos de 15 días.