abc
economía

Madrid ve factible un proyecto conjunto y único con el aeródromo de Casarrubios

Ignacio González aboga por financiación privada en un plan que beneficia a la región

Actualizado:

El actual aerodromo de Casarrubios, en funcionamiento desde el año 1996, pero ampliado y reformado,puede ser la solución más factible a la actual situación de estancamiento y de hipotética colisión de proyectos aereoportuarios fronterizos, ante el objetivo de la Comunidad de Madrid de desarrollar su propia infraestructura aérea a escasos kilómetros, en la localidad de El Álamo. La solución de una sola pista aprovechando la ya existente en Casarrubios se abre paso ante la aceptación por parte del Gobierno autonómico madrileño de esta opción, según ha quedado patente en recientes reuniones entre las autoridades madrileñas y los gestores del aeródromo.

Todo parte además de una necesidad básica, la de suplir el tráfico aéreo que venía soportando el aeródromo de Cuatrovientos, ante la necesidad de liberar esa poblada zona de la actividad aérea. De ahí arranca el proyecto presentado por la Comunidad de Madrid para construir una nueva infraestrcutura en el suroste de la Comunidad, entre los términos de El Álamo y Navalcarnero. El nuevo aeródromo asumiría la actividad de aviación deportiva y de escuelas de vuelo de Cuatrovientos, aunque Casarrubios ya desarrolla ese mismo fin con buenos resultados.

Sin embargo, un nuevo e importante proyecto hace que la infraestructura aeroportuaria en la zona sea todavía más urgente y necesaria: el mega proyecto de Eurovegas, una gran oportunidad para la aviación de negocios y la privada, de gran poder adquisitivo, en esa zona. La apuesta de la Comunidad de Madrid por desarrollar Eurovegas puede acelerar el acuerdo con los gestores de Casarrubios, ya que el aeródromo resultante está situado a mucha menor distancia de Alcorcón que el aeropuerto de Barajas o el de Torrejón de Ardoz. Con esta operación se ganaría tiempo y dinero.

Precisamente estas ventajas se pusieron encima de la mesa en una reciente reunión entre los responsables de la Consejería de Transportes e Infraestructuras de Madrid y el gerente del aeródromo de Casarrubios, Ignacio Elduayen. Según los técnicos, dos aeródromos por separado serían inviables y apuntan a las interferencias en el espacio aéreo de ambas al estar tan próximos. Incluso, el proyecto madrileño tendría problemas con algunos núcleos urbanos, mientras que Casarrubios tiene una mejor orientación a efectos de la navegación aérea.

Todos estos problemas quedarían eliminados con un proyecto conjunto mediante la ampliación de la pista de Casarrubios que no solo reduciría la contaminación acústica, sino que sobre todo ganaría en seguridad. A más pista, de hasta seis kilómetros, mayor seguridad. En la citada reunión se repasaron estos aspectos, con la idea de que la colaboración es inevitable y la idea de un proyecto conjunto, más que aconsejable. Al final las sensaciones sobre el acuerdo son buenas, según fuentes del aeródromo de Casarrubios, que destacan que un único proyectopuede favorecer la llegada de inversión privada, ante los atractivos que supone configurar un aeródromo perfectamente equipado para atender una demanda que hoy no existe en al zona centro de la Península.

También sería definitivo el apoyo del Ejecutivo castellano-manchego, que ha mostrado su interés por el desarrollo de una infraestructura que aporte riqueza y valor económico a esta parte de la Comunidad. La Junta de Comunidades, después de varios años de tramitación, en julio de 2010 ya declaró de interés regional el aeródromo casarrubiero.

Evolución del proyecto

Precisamente sus gestores presentaron hace un año un proyecto de ampliación a la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) para ser declarado de Úso Público, ya que las limitaciones de espacio no dan cabida al volumen tan impirtante de aeronaves. Tras una primera solicitud en 2002, en 2009 se presentó un Plan Director al Ministerio de Fomento.

El objetivo de Casarrubios no es otro que abarcar la aviación privada y ejecutiva en el centro de España, ya que en la actualidad no dispone de ella. En este sentido, Madrid anunció en 2004 y lo trasladó luego a su Plan de Infraestructuras 2007-2025, que existía la intención de clausurar Cuatro Vientos, dada su proximidad a los núcleos de población y a la imposibilidad de su ampliación. Fue en ese momento cuando localizó una parcela justo en la perpendicular del aeródromo de Casarrubios, lo que hacía incompatibles ambos proyecto. Pero en el plan también se contemplaba la obligación de realizar gestiones con Casarrubios para tratar de conciliar o evitar colisión en los espacios aéreos.

Desde la infraestructura toledana se asegura su predisposición a llegar a un acuerdo, incluso teniendo en cuenta que el proyecto de Madrid incumple varios requisitos técnicos debido sobre todo a la orientación de la pista y a la proximidad de núcleos urbanos de las líneas de transición aeroportuarias, lo que podría limitar su operatividad. Si el aeródromo toledano se integra, la resultante sería una infraestructura técnicamente perfecta porque no se vería afectada la población y no habría limitación de pista. La infraestructura resultante sería óptima desee el punto de vista de la operatividad y de la seguridad. No sería un nuevo aeropuerto, sino una ampliación del ya existente .

Según Ignacio Elduayen, la disposición entre la Comunidad de Madrid y los gerentes de Casarrubios «va en la dirección de llegar a un punto de encuentro» y en relación al Gobierno de Castilla-La Mancha, señala que «entendemos que tiene las cosas claras y obviamente apoyará una infraestructura conjunta; lo contrario sería quitar una instalación existente y que crea riqueza a la región y sustituirla por otra que solo beneficiaría a Madrid»,

Así, desde Casarrubios se indica que el proyecto está «en el punto de salida», y se incide en que la financiación debe ser privada para que no cueste nada al erario público, tal y como ha afirmado también el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González. El aeródromo de Casarrubios, a 33 kilómetros de Madrid y 45 de Toledo, tiene conexiones directas con la A-5 y la R-5.