El lugar de retiro de Ortega y Gasset se convierte en un centro de paisajismo
Coto de Castilleja - abc
cultura

El lugar de retiro de Ortega y Gasset se convierte en un centro de paisajismo

La Fundación que lleva el nombre del escritor ha elegido esta finca emblemática como sede

juan giles
Actualizado:

Los jardines del Coto de Castilleja sirvieron en numerosas ocasiones de fuente de inspiración para el filósofo José Ortega y Gasset. Esta finca del municipio vallisoletano de Mayorga fue el primer lugar que piso el escritor tras su exilio en Portugal y desde entonces la visitaba cada año. Un lugar emblemático que la Fundación Ortega Gasset-Gregorio Marañón ha convertido en un centro de paisajismo y cultura.

Un proyecto que ha sido posible gracias a la generosidad del nieto del escritor y propietario de la finca, José Varela, quien ha cedido este lugar emblemático a la fundación que él mismo preside «con la intención de que se conservara» tal y como explica el propio Varela. Con este objetivo se puso en marcha el centro de paisajismo y cultura, un lugar en el que se mezclarán aspectos relacionados con el medio ambiente como son «la sostenibilidad del territorio, la arquitectura en jardines o la restauración de edificios».

Un amplio abanico de conferencias, seminarios y talleres que gestionará la propia Universidad de Valladolid y que supondrá «un proyecto interesante que antes no existía en esta zona» explica Varela. En este sentido, el presidente de la fundación resalta «el carácter internacional» de la misma y por este motivo confía en que «sea un programa abierto al mundo».

Una centro que contó en su inauguración con la presencia de José María Aznar, pero que debido a la situación económica no ha podido completarse aún Así Varela señala que desde la fundación han invertido «dos millones de euros largos», pero que la propia infraestructura de la casa hace que sea necesario más inversión. De momento la finca cuenta con«una casa muy grande que van a utilizar los profesores y unas dependencias agrícolas en torno a un corral», unas infraestructuras que «son bonitas pero no están preparadas para albergar una biblioteca o salas de dibujo» asevera el propio Varela.

Una finca con historia

El Coto de Castilleja está reconocido como un paraje de enorme belleza en el que se albergan edificaciones de alto valor constructivo y arquitectónico en torno a la iglesia mozárabe del siglo X de Santa Mª de Castilleja. Una finca que pasa a la familia Ortega «entre el sXVII y XVIII» recuerda Varela. Tras un tiempo arrendada fue con la guerra mundial cuando la familia la puso en funcionamiento, siendo el padre de José Varela el que lo adecua a lo que es una explotación moderna.