Economía

null

Hemeroteca > 02/12/2004 > 

Operación Chamartín, un negocio de 6.000 millones que buscan todos los constructores

Los derechos de reversión para antiguos propietarios de los terrenos podrían elevarse a más de 360 millones de euros, según figura en sus reclamaciones

Actualizado 02/12/2004 - 02:22:55

MADRID. El hecho de que la «Operación Chamartín» pueda ser la clave, o no, del movimiento de Sacyr sobre el BBVA es algo que sólo tiempo desvelará. Pero lo que es innegable es que el proyecto urbanístico de 3,12 millones de metros cuadrados, que será la prolongación del eje de la Castellana en 3,5 kilómetros hacia el norte con oficinas, centros comerciales, hoteles y unas 20.000 viviendas siempre ha estado en la cabeza del presidente de Sacyr-Vallehermoso, Luis del Rivero, quien contaba y cuenta con Juan Abelló para conseguirla.

Tampoco hay que olvidar a Florentino Pérez, quien parece llegó a ofrecer una fortuna a Construcciones San José por su participación total, o al menos por el 51%, del 27,5% que esta constructora tiene en la sociedad Desarrollo Urbanístico Chamartín (Duch), propietaria de los derechos correspondientes a esta operación urbanística que podría generar unos beneficios de 6.000 millones de euros. De hecho, Florentino Pérez consiguió entrar con un pequeño porcentaje en una parcela del proyecto, el espacio APE05-27 correspondiente a la estación propiamente dicha y sus aledaños, y que son propiedad de Duch y de una serie de personas y grupos, entre los que está Urbanismo y Ciudad. Esta sociedad es propiedad en un 25% de la familia Arespacochaga -ex alcalde de Madrid-, en otro 25% de la constructora de Florentino Pérez y un porcentaje similar tiene también Riofisa, entre otros.

La segunda fase de la «Operación Chamartín» es la comprendida entre el espacio APE05-27 y Fuencarral, con esos más de tres millones de metros cuadrados propiedad de Duch, sociedad creada por la antigua Argentaria. Cuando el ex ministro Rodrigo Rato promovió la fusión del BBV con Argentaria, a los antiguos fundadores de la entidad vasca se les presentó la «Operación Chamartín» como la gran aportación que hacía Argentaria, ya que posee el 72,5% de Duch.

Pero el presidente del BBVA, Francisco González, nunca ha llegado a ver este proyecto inmobiliario, incluso sería partidario de vender Duch y obtener unas plusvalías inmediatas, en lugar de esperar unos años para conseguir esos 6.000 millones.

Si fructificara la atrevida apuesta realizada ahora por Sacyr-Vallehermoso podría matar dos pájaros de un tiro. Por un lado, el banco y los fundadores del BBV obtendrían todas las plusvalías que se esperan de la «Operación Chamartín», y por otro, el Gobierno tendría un problema menos, ya que se sustituiría así a Francisco González en una operación puramente empresarial y no de forma política.

Sea quien sea la entidad que lleve a cabo la «Operación Chamartín» no deben olvidarse las reclamaciones de las reversiones para los antiguos propietarios del suelo. La Asociación «No Abuso» presentó una reclamación en octubre de 1999, en representación de los 600 expropiados en su día para construir la estación de Chamartín y sus accesos ferroviarios.

La solicitud se realizó antes de que entrara en vigor la disposición adicional segunda de la Ley de Ordenación de la Edificación que modificaba la Ley de Expropiación Forzosa de 1954, sobre todo en lo que afecta al derecho de reversión.

Con esa modificación, el Gobierno eliminaba, de hecho, a partir de ese momento la posibilidad de reclamar los derechos de reversión. La asociación considera que los derechos de los 1,9 millones de metros cuadrados propiedad de Renfe valen más de 360 millones. El ex concejal socialista de urbanismo Jesús Espelosín sería uno de los más beneficiados por la gran cantidad de derechos que compró a antiguos reversionistas.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.