moda

Desmontando el fenómeno Primark

La fórmula de su éxito es clara: acercar las últimas tendencias a un cliente que no quiere gastar. La firma «low cost» tiene 26 establecimientos en España

mujerhoy/maría aguirre
Actualizado:

Llegó a España en 2006, cuando la crisis todavía era algo lejano y, pese a ella, no ha parado de crecer. Con la inauguración de su última tienda en el centro comercial Gran Plaza 2 de Majadahonda, Madrid, ya van 26 en todo el país. La fórmula de su éxito es clara: acercar las últimas tendencias a un cliente que no quiere gastar.

«Ponte guapa, paga menos». Éste es el lema con el que Primark ha logrado una expansión envidiable en España desde que en 2006 decidiera dar el salto, tras llevar implantando su filosofía por Irlanda e Inglaterra desde 1969. Una filosofía que cada vez está más arraigada en todo el mundo, gracias al cambio de mentalidad de quienes pensaban que no se podía vestir bien pagando poco dinero. Y mucho menos presumir de ello.

Pero el «low cost» está de moda. Hasta Covadonga O’Shea, presidenta de ISEM Fashion Business School, alardeaba de lucir un trench de Primark que le había costado 9 euros en la reciente inauguración de la nueva tienda de la firma en el Gran Plaza 2 de Majadahonda (Madrid).

Es precisamente allí donde radica el éxito de Primark, tal y como nos cuenta Mar Morón, responsable de producto de la marca en España. «No triunfamos porque ahora estamos en una situación complicada, sino porque ha habido un cambio de filosofía en la mentalidad del consumidor. Algo que no solo es en ropa, sino en la manera de viajar, por ejemplo. El 'low cost' ha llegado para quedarse y ese es nuestro ADN», nos cuenta.

La idea es muy sencilla: ir a la moda sin renunciar a nada. «Buscamos acercar la moda a un cliente que no se quiere arruinar (...) A la mujer de hoy le gusta salir, viajar, ir a exposiciones, salir a cenar y todo no se puede, así que si te ahorras un poco en una partidita, perfecto», explica Mar. «La idea es que una chica pueda estrenar cada sábado el zapato que le pega con el top o decir que ahora quiere lunares, mañana 'animal print' o poder lucir pasteles y neón aunque solo se lleven esta temporada», prosigue.

Sigue leyendo en Mujerhoy.com