Tiffany y los peligros de diseñar las joyas para «El Gran Gatsby»
Carey Mulligan con joyas de Tiffany - el gran gatsby

Tiffany y los peligros de diseñar las joyas para «El Gran Gatsby»

La actriz Carey Mulligan rompió una pulsera de perlas valorada en más de 230.000 euros. Las joyas estaban vigiladas durante el rodaje por un guarda de seguridad

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Carey Mulligan es una de las mujeres más afortunadas del planeta. Primero por conseguir el papel de Daisy Buchanan en «El Gran Gatsby de Baz Luhrmann y después por poder lucir el vestuario y las joyas de su personaje.

Y aunque a priori debe ser un placer vestirse como las divas de los años veinte, un accidente con una de las pulseras de Tiffany hizo que la joven actriz pasase el peor momento del rodaje del filme. Una de las joyas, (valorada en más de 230.000 euros), de repente se le rompió. «Las perlas de la pulsera estaban por todas partes. Nunca he visto a un grupo de gente reaccionar tan rapidamente», declaró Mulligan. «Pensé que me despedirían, pero sobreviví», bromeó.

Las joyas, hechas a medida por Tiffany para la película, tenían su propio guarda de seguridad. «En cada escena llevaba millones de dólares en mis manos con pulseras de diamantes, pendientes, anillos y collares de perlas. Y siempre estaba el guarda de seguridad mirándome intensamente desde una esquina, por si salía corriendo con alguna joya», declaró la actriz.

Además de la joyería de Tiffany, el vestuario de Catherine Martin ayudó a Carey Mulligan a sentirse como Daisy. Entre los diseños que ha lucido en «El Gran Gatsby» había algunos vestidos de Prada y Brooks Brothers.

Tiffany ha aprovechado el trabajo para lanzar dos líneas de joyas a la venta. Por un lado, la que lucen los personajes: «The Great Gasby Collection» y una segunda inspirada en los años veinte y la película. Ha suavizado algunas de las piezas y ha rebajado los precios (desde los 450 euros apróximadamente) para hacerla más accesible. Para diseñarlas se han tenido en cuenta las imágenes de los archivos de Tiffany y de sus joyas de la época que retrata Baz Luhrmann.