Carlos Olazábal, exjuntero del PP en Vizcaya
Carlos Olazábal, exjuntero del PP en Vizcaya - ABC
Entrevista

Olazábal: «Hubo elementos del PNV que financiaron el alzamiento de Franco»

El exdirigente popular reúne en un libro archivos inéditos que cuestionan la historiografía oficial del nacionalismo vasco durante la Guerra Civil

Actualizado:

Carlos María Olazábal (Bilbao, 1956) compaginó durante años su doble condición de economista y dirigente del PP vasco con su otra gran pasión: la Historia. Y rastreando en archivos desclasificados de España, Italia y el Vaticano ha logrado reunir, por primera vez, documentación secreta sobre las «Negociaciones del PNV con Franco en la Guerra Civil» que ha publicado en una obra sorprendente, de la mano de la editorial Atxular. Olazábal contradice la historiografía nacionalista oficial, que apunta a la rendición in extremis de los batallones vascos en el Pacto de Santoña, agosto de 1937. Pero el autor, que asegura defender sus tesis sólo con documentación y no opinión, lo desmiente. «El PNV negoció con Franco desde antes de la guerra», dice. Y detalla la mediación del Vaticano y de Mussolini.

-Sostiene que el PNV dudó mucho si apoyar a los militares sublevados de Franco o a la República. ¿Por qué?

-Porque era ultracatólico y anticomunista, pero no se sentía español. Lo primero le situaba contra el Frente Popular; lo segundo le separaba del resto de las derechas, porque sabía que estas no transigían con la unidad de España. Y jugó al «río revuelto».

-¿Qué le hizo decantarse?

-El miedo a la violencia anarquista en Guipúzcoa y el poder del socialismo en Vizcaya. El PNV apoyó el alzamiento en Álava y Navarra, pero al Frente Popular en Guipúzcoa y Vizcaya. Y en los mismos días de septiembre del 36 negoció con Indalecio Prieto el Estatuto mientras pactaba con Mola la vuelta al bando de la derecha… E intentó que el Gobierno británico declarase el País Vasco como Protectorado. Hasta hubo elementos del PNV que financiaron la sublevación.

-¿Quiénes?

-El historiador Fernando de Meer apunta a Horn, banquero y hermano del jefe del PNV en el Congreso, y Camiña, síndico de la Bolsa de Bilbao y protector del negociador Onaindia.

-Su principal tesis es que el Gobierno de Aguirre traicionó un preacuerdo con Franco y por eso se habla de Vizcaya y Guipúzcoa como provincias «traidoras» y no «enemigas».

-El PNV de Guipúzcoa pactó sublevarse si lo hacían los carlistas, y mantenerse neutral y asegurar el orden público si lo hacían los militares. Cumplió en Álava y Navarra. Pero no en Vizcaya y Guipúzcoa. Ese pacto está recogido en la Causa General de Guipúzcoa y en la correspondencia de monseñor Gomá con el Vaticano. Lo cuenta también el almirante Calderón, ayudante de Franco, que fue a buscar la documentación al despacho de Aguirre en el hotel Carlton de Bilbao.

-¿Qué condiciones puso el PNV para su rendición durante la Guerra?

-El PNV estuvo negociando su rendición desde la derrota en la batalla de Villareal-Legutiano, en diciembre del 36. Quiere salvar las vidas de los dirigentes con su exilio, la libertad de sus soldados y el reconocimiento del Estatuto. En Bilbao no se destruyó ni un tornillo. Franco no aceptó la autonomía política, pero permitió la huida de sus dirigentes. Sólo tres oficiales del PNV fueron fusilados en la guerra. El total de fusilados del PNV después de la caída de Bilbao y de Santoña, hasta 1940, alcanza la cifra de 44 personas sobre 531 fusilamientos de vascos registrados por fuentes nacionalistas. Como comparación: sesenta curas no nacionalistas fueron asesinados.

-¿Y por qué Franco se tomó tantas licencias con el nacionalismo vasco? Hasta reconoció el Concierto vasco.

-Para acabar antes la guerra. Y porque el Vaticano y monseñor Gomá querían salvar a los nacionalistas católicos. Durante la negociación, Franco admitió por escrito la autonomía foral administrativa, y por tanto el Concierto. Lo mantuvo hasta su muerte en Álava y Navarra.

-Ha indagado sobre todo en archivos italianos. ¿Qué papel desempeñó el régimen de Mussolini sobre la Guerra Civil en el País Vasco?

-Mussolini es un apoyo seguro de Franco, pero tras la derrota de sus militares en Guadalajara necesita recuperar su prestigio. Y el PNV le da la gran oportunidad de una victoria épica pero barata. El bombardeo de Guernica interrumpió la negociación de Mola y Franco con el PNV, que negociaba la rendición.

-¿Y qué función tuvo el Vaticano en esas conversaciones entre Franco y el PNV?

-Fue cauce y garantía del pacto entre Franco y los nacionalistas vascos católicos. Tras el bombardeo, el Papa nombró a monseñor Antoniutti para supervisar la rendición del PNV en Santander.