Captura de la película de «Alatriste»
Captura de la película de «Alatriste» - ABC

¿De dónde procede la expresión política «Disparar con pólvora del Rey»?

La frase procede de los Tercios españoles, la unidad de élite del Imperio español, donde cada soldado debía pagar la pólvora de su bolsillo

Actualizado:

Cuando alguien se refiere a «Disparar (o tirar) con pólvora del Rey», una expresión muy utilizada en el ámbito político, quiere decir utilizar alegremente recursos ajenos. Así, desde el cargo público es muy sencillo emplear recursos que no son propios y correr riesgos con el patrimonio ajeno. Si un dirigente político emplea los dineros públicos en gastos que poco o nada benefician a la comunidad, se puede usar la expresión está «disparando con pólvora del Rey».

El origen de esta frase hecha, según distintos historiadores, está en en los Tercios españoles, la unidad de élite del Imperio español. Durante sus campañas militares, cada soldado recibía una paga, en la cual se contemplaban sus necesidades. Así, un piquero cobraba menos que un arcabucero, que debía financiar de su bolsillo el armamento y el equipamiento. A su vez, la caballería tenía que mantener sus monturas. No obstante, en ambos casos la cifra de gastos pocas veces cubría el salario real que se completaba con el pillaje y el saqueo al final de los asedios.

De este modo, como la pólvora la pagaba el soldado de su propio bolsillo, todos los arcabuceros se cuidaban mucho de disparar sin tener un objetivo seguro. No en vano, en ocasiones, como en caso de asedios, se podía obtener pólvora de almacenes o polvorines de artillería procedentes de las arcas reales. Entonces, la conocida como «pólvora del Rey» se disparaba más alegremente.

Tercios de Flandes, herederos de las Legiones

Los Tercios españoles deben su nombre a la Legión Romana. A diferencia de esta, que dividía sus fuerzas de choque en grupos de 3.000 hombres (las tercias), los españoles dividían sus efectivos en 10 compañías de 300 hombres. Al menos en su origen, ocho de ellas, eran de piqueros, dos, de arcabuceros.

Sin embargo, sobre el terreno los Tercios españoles nunca alcanzaban una cifra tan alta de soldados, por lo que realmente se dividían en doce compañías de 250 hombres.