Jan Gui Urdangarín asegura que trabajó de «mensajero» para su tío, el duque de Palma
El sobrino del duque de Palma, Jan Gui Urdangarín - reuters

Jan Gui Urdangarín asegura que trabajó de «mensajero» para su tío, el duque de Palma

El empresario Boixareu declara que creó la Fundación Deporte y Cultura para hacer «un favor» al duque de Palma y pide su desimputación

Actualizado:

Jan Gui Urdangarín, sobrino del Duque de Palma, ha declarado este sábado ante el juez Castro que él se limitó a hacer de "mensajero" mientras trabajaba para Aizoon. El sobrino del duque de Palma ha sido preguntado cómo, y para qué, se contrataron en nombre de Nóos a una serie de trabajadoras, que, en principio, tenían que buscar información en Internet o hacer encuestas de marketing.

El sobrino de Iñaki Urdangarín ha dicho, en calidad de testigo, que se limitaba a entregar los sobres, sin saber el contenido de los mismos ni abrirlos. También ha admitido que trabajó unos meses para la empresa Aizóon mientras estudiaba y que su labor consistía, básicamente, en buscar información por internet y hacer en contadas ocasiones de "mensajero".

La fiscalía anticorrupción sospecha que Nóos pudo simular la contratación de trabajadores ficticios para conseguir beneficios fiscales por aumento de plantilla, en forma de descuentos en el pago del impuesto de sociedades.

La causa investiga el presunto desvío al Instituto Nóos, presidido por el duque de Palma y Diego Torres, de unos 5,8 millones de euros de dinero público de las comunidades de Baleares y Valencia, entre 2004 y 2007. La petición de que el sobrino de Urdangarín sea interrogado ante el juez Castro partió de la fiscalía anticorrupción, a mediados del pasado octubre.

El juez Castro y el fiscal Pedro Horrach han interrogado a decenas de testigos que fueron empleados, colaboradores o proveedores del Instituto Nóos. Algunos de ellos han admitido que estuvieron en nómina de empresas del grupo liderado po el duque de Palma, pero precisaron que no realizaron trabajo alguno.

Una testigo admitió, en declaraciones previas, que en que en Nóos le ofrecieron pagarle la seguridad social, simulando que estaba en nómina de la empresa, aunque nunca recibió salario. La mujer indicó que la persona de Nóos con la que había contactado fue Ana María Tejeiro, la esposa del exnúmero dos Diego Torres y también imputada.

Nóos también tuvo como empleada durante dos años a una joven jugadora de baloncesto, amiga de Jan y Lucas Gui Urdangarin, otro de los sobrinos del duque de Palma que también colaboró con el instituto. La deportista aseguró, en calidad de testigo, que cobró entre 600 y 700 euros al mes de manos de Jan Urdangarin. El trabajo que presuntamente desempeñó la amiga de Jan Urdangarín para el instituto de su tío consistía en recopilar información en la red sobre temas deportivos (organización de campeonatos). La versión de la testigo no convenció a los investigadores, que ahora quieren conocer de primera mano para que sirvieron esos colaboradores de Nóos.

Además del sobrino del duque de Palma, han comparecido Alejandro Suja (10.00 horas) y el empresario metalúrgico Joaquín Boixareu, imputado en esta causa. Roger Olivares, citado para las 9.30 horas no ha hecho acto de presencia alegando estar indispuesto por enfermedad.

Xavier Arraut, letrado de Boixareu, ha solicitado la desimputación de su cliente y ha vuelto a recalcar que que el empresario "jamás ha intermediado, ni ha sido hombre de paja" de Urdangarin y que, además, no aparece en ninguna cuenta vinculada a las presuntas irregularidades que se imputan al duque.

Arraut ha asegurado que Boixareu aceptó el encargo de Urdangarín de crear la Fundación Deporte y Cultura como "favor personal" al duque de Palma y recalcó que "si hubiese sabido como iban a ir las cosas no lo hubiese hecho".

La Fundación Deporte y Cultura fue creada meses después de que la Casa del Rey indicara al duque de Palma que debía abandonar sus negocios al frente de Nóos, en marzo de 2006. La Fiscalía sospecha que presuntamente Diego Torres e Iñaki Urdangarin utilizaron la fundación para desviar fondos a paraísos fiscales.