El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, este lunes en un acto del PSOE
El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, este lunes en un acto del PSOE - Ignacio Gil

Sánchez rechaza la gran coalición y recurre a Vox para cuestionar las estrategias de campaña de Casado y Rivera

Dice que la posibilidad de una gran coalición es un "trampantojo" utilizado por Podemos y PP para su campaña

MadridActualizado:

La precampaña del PSOE no termina de producir en los sondeos los efectos que en La Moncloa se esperaban. El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, volvió a recurrir ayer a Vox para cuestionar las estrategias de Pablo Casado y Albert Rivera, que tratan de recuperar posiciones por el centro del tablero político: «No se puede ir de moderado y pactar con la ultraderecha», ha dicho esta noche durante una entrevista en Antena 3.

Después de semanas muy centrado en proyectarse desde una lógica muy institucional, con Cataluña como elemento central, el líder socialista vuelve a un plano más ideológico. Ha vuelto a rechazar la connivencia con PP y Cs-«nunca lo he querido»- y no planteó ninguna enmienda a su gestión de los pactos.

Su único plan sigue siendo gobernar en solitario. Y rechaza una orientación a la derecha con PP o Cs para garantizar estabilidad. Sobre la gran coalición dijo que es «un trampantojo» que promueven desde Podemos y desde el PP para proyectar sus campañas. Entiende Sánchez que los populares buscan con ello «esconder sus pactos con la ultraderecha». Mientras que Unidas Podemos lo utiliza para «esconder que ha votado cuatro veces» contra su investidura.

Se le preguntó a Sánchez si el hecho de haberse presentado cuatro veces ante el parlamento y haber fracasado no le anima a algún tipo de reflexión. No hubo una respuesta clara, pero el presidente ya empieza aorientar su campaña a la crítica del multipartidismo. Se preguntó Sánchez de qué sirve tener muchos partidos si luego hay bloqueo. «¿Qué sentido tiene este sistema?», se preguntó. Y volvió a pedir que le dejen gobernar.

Porque el mensaje a Pablo Iglesias volvió a ser claro: «La coalición así planteada es imposible», señaló. Su planteamiento es el de un Gobierno progresista «con cierta estabilidad».

Sobre Cataluña volvió a decir que el Gobierno «ha hecho sus deberes» y que se contemplan todos los escenarios. Aunque aprovechó la cuestión para criticar a Cs por presentar una moción de censura contra Torra.