Ilustración de la nube de gas donde se forma el sistema múltiple de estrellas
Ilustración de la nube de gas donde se forma el sistema múltiple de estrellas - U. Manchester

Observan por primera vez la formación de un sistema con cuatro soles

El hallazgo, que nos recuerda al mundo ficticio de Star Wars, muestra cómo algunas estrellas nacen «unidas» para siempre

Actualizado:

Como en Tatooine, el mundo ficticio de «Star Wars», hay otros planetas en cuyos cielos también brilla más de un sol. En los últimos años, los astrónomos han descubierto varias de estas joyas celestes, absolutamente reales (¡incluido un planeta con cuatro soles!) y creen que pueden ser muchas más. Ahora, por primera vez, un equipo de la Universidad de Manchester, la de John Moores de Liverpool, y otras instituciones de todo el mundo, ha observado uno de estos sistemas de múltiples estrellas en el mismo momento de su creación. En concreto, se trata de una nube de gas situada a 800 años luz de la Tierra en la que se «fabrican» tres soles a un tiempo y otro ya está más maduro. Los resultados de la investigación, publicados en la revista Nature, también permitirán conocer mejor cuáles fueron los orígenes del Sistema Solar.

La nube de gas Barnard 5 (B5), situada en la constelación de Perseo, contiene una joven protoestrella y tres densas bolsas de materia que colapsarán en estrellas dentro de 40.000 años. De estas cuatro estrellas, los astrónomos creen que tres pueden formar un sistema estable. «Este tipo de sistemas multi-estrellas son muy comunes en el Universo. Piense en el Tatooine de 'Star Wars', donde hay dos 'soles' en el cielo», dice el profesor Gary Fuller, del Centro Jodrell Bank de Astrofísica, en la Universidad de Manchester. «De hecho, casi la mitad de todas las estrellas se encuentran en este tipo de sistema».

Observar un sistema similar en sus primeras etapas de formación ha sido un desafío para los científicos desde hace mucho tiempo, pero ahora se ha conseguido gracias a observatorios como el Very Large Array (VLA) en Nuevo México, el Green Bank de West Virginia, y el James Clerk Maxwell (JCMT) en Hawái, todos en EE.UU.

Unidas por la gravitación

Cuando el equipo echó un vistazo a B5 para mapear las emisiones de radio de moléculas de amoníaco, descubrió que los filamentos de gas en la nube están fragmentandos, y esos fragmentos están empezando a contraerse para formar estrellas adicionales que se convertirán en un sistema de estrellas múltiple. Y así lo creen porque estas condensaciones de gas «están unidas gravitacionalmente», explica Jaime Pineda, del Instituto de Astronomía de la ETH Zurich, en Suiza, director del proyecto. «Esta es la primera vez que hemos sido capaces de demostrar que un sistema tan joven está gravitacionalmente unido», subraya.

Este mecanismo se une a otros propuestos para producir sistemas estelares múltiples, como la fragmentación del núcleo principal de gas, la fragmentación dentro de un disco de material orbitando alrededor de una estrella joven, y la captura gravitatoria.

Las condensaciones en B5 que producirán las estrellas se extienden de una décima parte a más de un tercio de la masa del Sol. Sus separaciones van desde 3.000 a 11.000 veces la distancia entre la Tierra y el Sol.

Los astrónomos creen que cuando las estrellas cobren cuerpo, formarán un sistema estable binario. Las otras dos estrellas, sugieren, serán expulsadas del sistema.