PRIMERA GUERRA MUNDIAL La Gran Guerra olvidada en los videojuegos

Los títulos sobre la contienda de 1914 son escasos, pocos del género de acción y sin éxito destacado; aunque los lanzamientos del centenario intentan cambiar la tendencia

Mira el tráiler de «Valiant Hearts: The Great War» - UBISOFT

Los videojuegos ambientados en la Gran Guerra son escasos en comparación con otras contiendas, especialmente la Segunda Guerra Mundial. Ni siquiera la conmemoración del centenario ha animado a desarrollar una remesa de títulos de gran presupuesto, a pesar de la originalidad del reciente «Valiant Hearts: The Great War».

La web Historia Games, especializada en juegos históricos, registra en total 1.435 títulos basados en conflictos bélicos reales en toda las historia de los videojuegos. De ellos, 884 están ambientados en guerras contemporáneas, con una presencia abrumadora de la Segunda Guerra Mundial (suman 514 hasta este año). Es decir, ocurren entre 1939 y 1945 el 35.8% de todos los juegos bélicos de toda la historia; el 58.14% de los ambientados en la Edad Contemporánea. Por el contrario, el número total de títulos sobre Primera Guerra Mundial es de 44, menos del 5% de los basados en el actual periodo histórico.

De esos 44 juegos sobre la Gran Guerra, solo cuatro son de acción, a pesar de estar basados en una contienda bélica. La mayoría son simuladores de vuelo (19), seguido de títulos de estrategia (17). El resto son de otros géneros como el rol. El número de juegos no solo es menor en comparación con otros conflictos, a pesar de la importancia histórica, sino que los títulos nunca han sido punteros.

Pocos juegos de acción

Los analistas coinciden básicamente en tres puntos para explicar este menor interés: guerra de trincheras, complejidad del conflicto y menor implicación de Estados Unidos respecto de otras contiendas. La primera justificación es que el conflicto supuestamente no se ajusta a los patrones convencionales de entretenimiento en las consolas. Guerra de trincheras con largos periodos de inactividad, con combates a pecho descubierto sobre una tierra devastada por las bombas, armados con ametralladoras de corto alcance o con fusiles de cerrojo.

Grandes batallas como la del Somme o Verdún fueron descomunales, pero no han sido recogidas en su crudeza en los videojuegos. A pesar de la escasez de juegos de acción directa, todos lanzados en los últimos años, han aparecido recientemente algunos títulos de disparos en primera persona, como «The Trench» (2013), ya está la beta disponible de «Verdun» y está en desarrollo «The Somme».

Complejidad del conflicto

Otro motivo esgrimido para explicar la escasez de títulos sobre la Gran Guerra es la complejidad del conflicto. La Segunda Guerra Mundial es más fácil de dividir entre buenos y malos, democracia contra totalitarismo. La vida de un nazi en algunos videojuegos tiene el mismo valor que la de un marciano o un zombi; están ahí para ser disparados. El simple maniqueísmo no sirve para elegir bando en la Gran Guerra.

Otra causa recogida por los analistas es la presencia menos activa de Estados Unidos en el conflicto. Aunque sí combatió, no tomó las armas hasta 1917, y con menor implicación que en la Segunda Guerra Mundial. Estados Unidos es el mayor productor y consumidor de juegos bélicos. De ahí que conflictos locales como la Guerra de Secesión tengan una mayor presencia en las consolas: 76 títulos frente a los 44 de la Primera Guerra Mundial, según Historia Games.

Los juegos de acción sobre la Gran Guerra son recientes. Tradicionalmente pertenecían casi exclusivamente al género de estrategia y simuladores de vuelo. En la estrategia, donde el jugador toma el mando omnipresente de los ejércitos, destacan «Guns of August» (2007) y «Toy Soldiers» (2010). Entre los simuladores despertaron interés «Red Baron» (1990), «Knights of the Sky» (1991) o «Wings of War» (2004). El Barón Rojo sí ha sido un personaje recurrente en las consolas.

La Gran Guerra también ha dejado juegos originales. La aventura gráfica «The Last Express» (1997) es un peculiar juego al más puro Agatha Christie en el Orient Express, a pesar de que fue uno de los grandes fracasos comerciales de la época. El reciente «Valiant Hearts: The Great War» (2014) también desborda originalidad. Mezcla la aventura gráfica, los puzles y elementos del rol con un aire documental y estética de cómic de tonos grises. Un juego con pocos disparos, protagonismo coral y una fiel recreación histórica.

comentarios