Los beneficios de la e-Administración

Actualizado:

En un mundo cada vez más enrevesado, más hiperconectado y envuelto en una espiral de crisis aparentemente sin un fin cercano, apostar por la tecnología se erige como una perfecta solución para no perder el tren el futuro pero también para ahorrar. Esta pequeña revolución industrial que vive el planeta se extiende y el dicho de «renovarse o morir» cobra una nueva dimensión. Y sus beneficios son claros para el ciudadano (comodidad, mayor rapidez o más fiabilidad) pero también de cara a la empresa, aunque sus beneficios sean palpables a la larga.

La relación con la vida administrativa siempre se ha visto enturbiada por una sensación de baja optimización, de ausencia de eficacia, de largas esperas, de rellenar formularios una y otra vez, de regresar a la oficina al día siguiente. En los últimos años los ciudadanos han venido adaptándose a la digitalización de la Administración Pública y de las empresas sin darse apenas cuenta. La inmersión ha sido invisible.

En 2012, el 75% de los trámites realizados con el Estado se efectuaron mediante procesos electrónicos, un hábito que va cada vez a más. Ejemplos de gobierno electrónico hay muchos; desde rellenar un formulario, solicitar cita previa, poner una denuncia o realizar la declaración de la Renta. La mayoría de trámites se pueden hacer desde internet, una forma de ahorro tanto en tiempo como en dinero.

La implantación de la e-Administración podría obtener un ahorro de 134.358 millones de euros en el periodo 2011-2020, según el informe «Eficiencia y Ahorro con la Aplicación de Tecnologías Accesibles en las Administraciones Públicas» elaborado por Fundación Centro Nacional de Tecnologías de la Accesibilidad (Centac). Para lograr este ahorro sería necesaria una inversión de 13.128 millones de euros y unos gastos acumulados de 3.2828 millones en TIC accesibles, según comenta Juan Luis Quincoces, director general de Centac.

En la actualidad, el 98% de los trámites para relacionarse con la Administración General del Estado (AGE) están disponibles en formato electrónico. «Un trámite con la Administración si lo haces presencial te cuesta 80 euros, pero tan solo 5 euros si lo haces de forma electrónica», explica a este diario Emilio García, presidente de la Asociación de Profesionales Públicos de Tecnologías de la Información de la Administración del Estado (Astic). Solo en marzo de 2013 el Estado ha conseguido un ahorro en gasto sanitario de 204 millones de euros, lo que representa un ahorro interanual de 1.671,3 millones de euros respecto al mismo período del año anterior.

Sin embargo, es «difícil» estimar en cifras exactas cuál ha sido el coste económico de las inversiones necesarias para cumplir con la obligación de satisfacer los derechos ciudadanos contemplados en la Ley 11/2007 de Acceso Electrónico de los Ciudadanos a los Servicios Públicos para adaptar las tecnologías de la información a las infraestructuras estatales.

Por encima de la media

Según datos de Eurostat, el 45% de los ciudadanos españoles han hecho uso de la e-Administración -un punto por encima de la media comunitaria- en comparación con otros sectores, como el uso de la banca electrónica, que lo han usado el 32%. «La tecnología en estos momentos permite la movilidad de la Administración y la eficacia que pueden aportar a los ciudadanos es importante», añade García, quien considera que puede hay que seguir invirtiendo en estos procesos: «La gente se queja de los recortes de muchas cosas, pero no se es consciente que bajar los presupuestos en tecnología puede a tener una incidencia en la Administración».

«La situación económica actual no debe suponer un problema para que la competitividad del entramado empresarial se mantenga firme y para que la apuesta por pilares tan fundamentales del negocio como el uso de la última tecnología se vea dañada», critica Luis Gutiérrez-Jodra, director de IBM Global Financing. «Ninguna compañía, independientemente de su tamaño, debe quedarse atrás en el tren de la innovación y la tecnología, dado que hoy día existen modalidades de acceso al crédito, como el arrendamiento, el préstamo, que permiten una mejor planificación financiera». Y el Estado es la mayor empresa de todas. Recientemente, el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, se mostró convencido que la administración electrónica es «parte esencial» de la reforma de las administraciones.

Las búsquedas como beneficio

Aunque difícil de cuantificar, hasta el valor de los recursos en plataformas sociales o las búsquedas internet conlleva un beneficio. El economista jefe de Google, Hal Varian, aseguraba en un artículo en «The Economist» que el estadounidense medio puede ahorrarse hasta 500 dólares anuales con el uso del motor de búsqueda rey de internet. «Una forma de medir el valor de las búsquedas online sería la de medir la cantidad de tiempo que nos ahorra en comparación con los métodos anteriores a Google», apunta. Investigadores de la Universidad de Michigan desvelaron que una consulta desde una biblioteca conlleva unos 22 minutos, mientras que a través de Google, 7 minutos.

La introducción de las TIC está generando una nueva revolución industrial. La industria 4.0., ya que transformará la producción y puede generar «muchos beneficios», según los expertos consultados. Mediante su implementación se pueden conseguir una reducción de costes del 30% y un ahorro estimado entre 30% y el 40% en cuanto al tiempo, según datos ofrecidos por la compañía Siemens, que trabaja para que esta tecnología permite diseñar procesos más competitivos.

Ejemplos

En Sanidad es uno de los sectores donde es más fácil ponerse en la piel. Las posibilidades de la clínica electrónica son innumerables. La gestión de altas, la consulta del historial clínico, la petición de citas... La inversión inicial es grande, pero el retorno a la larga es mayor a las fórmulas tradicionales. El impacto indirecto es proporcional a la inversión como el incremento de consultas de alta resolución, la disminución de la estancia media al no esperar un resultado o diagnó stico y tenerlo en tiempo real, el incremento de la seguridad de la prescripción, evitar errores de transcripción... Merece la atención los pacientes crónicos, que en algunos casos puede ser hasta el 70% del coste del presupuesto sanitario o a las personas mayores. El mayor empoderamiento del paciente de la salud generará importantes ahorros en los hospitales y satisfacción en los ciudadanos.

El caso de las pymes

En la mayoría de las pymes son conscientes, pero se debaten en aplicar este tipo de soluciones como puede ser el ejemplo de la cartelería digital, un mecanismo sencillo y visual que puede conseguir captar nuevos clientes. Se calcula que una campaña publicitaria digital genera un 24% más de ventas y, depende del formato, una pantalla de 32 pulgadas puede significar un gasto de 400 euros, pero el ahorro se percibe a los meses. «El 75%-80% de las empresas les ha supuesto un ahorro significativo en costes. La cartelería digital, una vez renovada la cartelería estática, es un importante ahorro en costes», explica Federico Haba, Head of NEC Display para España y Portugal.