SOCIEDAD

Una sentencia considera probado que las mujeres son más torpes al volante

Un juez de Zaragoza exculpa de disriminación a una autoescuela que lanzó una oferta más cara para mujeres que para hombres

ROBERTO PÉREZ - Actualizado: Guardado en: Aragón

Un juez de Zaragoza considera probado que las mujeres son más torpes que los hombres al aprender a conducir, que necesitan más clases prácticas para sacarse el carné de conducir y que, por tanto, no puede considerarse discriminatorio que una autoescuela lance ofertas con precios diferenciados: más baratas para los hombres que para las mujeres.

Así consta en una sentencia en la que el titular del juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 de Zaragoza, Javier Albar, exculpa a la empresa Gasque S.L. («Autoescuela Zaragoza») de haber incurrido en una práctica discriminatoria cuando, en el año 2011, lanzó una oferta especial para las clases del carné de conducir dirigida a jóvenes de entre 18 y 22 años de edad: una «tarifa plana», fuera cual fuera el número de clases necesarias, a un precio inferior que el ordinario que cobraba dicho establecimiento. Eso sí, la «tarifa plana» para sacarse el carné de conducir no era la misma para chicos que para chicas: para ellas, 850 euros; para ellos, 665 euros.

La oferta en cuestión fue denunciada por la Unión de Consumidores de Aragón (UCA). Y, en 2012, las autoridades autonómicas de Consumo impusieron a la autoescuela una multa de 4.000 euros.

La empresa recurrió la sanción y el caso acabó en los juzgados, que ahora le dan la razón. En su sentencia, el juez indica que en este caso concreto no hay una discriminación sexista, sino una legítima planificación empresarial avalada -apunta- por la propia ley de igualdad en vigor desde 2007. El magistrado se apoya en el apartado tres del artículo 69 de dicha ley, que esteblece como «admisibles» aquellas «diferencias de trato en el acceso a bienes y servicios cuando estén justificadas por un propósito legítimo y los medios para lograrlo sean adecuados y necesarios».

El juez entiende que así ocurrió con esta oferta diferenciada para hombres y mujeres que lanzó la autoescuela, porque -argumenta- las propias estadísticas oficiales de la Dirección General de Tráfico recopiladas entre 2007 y 2012 confirman que en «todos y cada uno de los años, tanto en la prueba de destreza como en la de conducción abierta hay un mayor número de aprobados de los hombres». Unos datos, apunta igualmente la sentencia, que se ven reforzados por las propias estadísticas de la autoescuela en cuestión, en la que se indica que las mujeres necesitan una media de cinco clases más que los hombres hasta alcanzar la destreza suficiente como para aprobar el carné de conducir.

«La diferencia, por tanto, -reza la sentencia- era lo suficientemente significativa como para que, en una oferta que en principio resultaba una mejora de precio respecto de las tarifas generales, se ofreciese un precio mejor a los varones, contemplado ello desde el punto de vista estrictamente económico y con un criterio estadístico». «Es obvio que si normalmente emplean menos clases, una tarifa plana poco ajustada y mediada con la de las mujeres dejaría de resultarles atractiva (a los hombres)», indica la misma sentencia.

Además, argumenta que «no se produjo ningún perjuicio a las mujeres, pues el que no obtuviesen una tarifa tan ventajosa para los hombres se debía simplemente a que, estadísticamente hablando, ofrecerles el mismo precio habría resultado antieconómico, pero ni dejaban de tener una tarifa plana ajustada a la experiencia económica, ni dejaban de poder acudir a las tarifas ordinarias».

La UCA ha afirmado que está estudiando recurrir esta sentencia ante el Tribunal Constitucional, ya que no cabe recurso judicial por vía ordinaria.

Toda la actualidad en portada

comentarios