Familia - Padres hijos

¿Por qué la bofetada a tiempo no es un método educativo?

Un cachete suele ser un impulso de los padres, producto de la impotencia, la falta de control, o el cansancio

La crianza es un tema que provoca muchísimos debates. Padres y madres que se enfrentan a la tarea más difícil y apasionante de sus vidas: educar seres humanos felices. Antes se decía hombres de provecho, ahora la preocupación va más hacia derroteros más humanos y más íntimos: la felicidad, que sean adultos seguros, responsables, felices. Seres humanos íntegros.

Los actuales padres tienen en general una característica común: leen mucho sobrepedagogía, infancia, educación, se interesan por la crianza de una manera mucho más consciente que hace décadas. Y esto parece que es, en cierto modo, porque muchos profesionales de la pedagogía se esfuerzan por publicar cada vez más sus conclusiones sobre cuáles son las mejores maneras de educar a los niños.

Durante mucho tiempo se tuvo una idea del niño como un ser manipulador y caprichoso que se tiraba al suelo si no conseguía lo que quería. Estamos hablando de dos, tres, cuatro años, que es cuando comienzan a sentarse las bases en las relaciones paternofiliales. Parece que muchos padres ya han entendido por fin que los niños lloran con rabia porque no saben expresarse de otra manera, no controlan el lenguaje, muchísimo menos sus emociones. No son manipuladores, son ignorantes en el sentido menos insultante de la palabra. Lo ignoran todo porque son pequeños.

La bofetada no es útil

Muchos padres hacen verdaderos esfuerzos por no perder la calma ante situaciones de sumo estrés como son las rabietas de los más pequeños. Lo que ellos no saben es que hacer eso, no perder la calma, es una victoria en sus relaciones de ahora, mañana y siempre. Por eso, la bofetada a tiempo no es útil, no es buena, agrede, física y emocionalmente al niño, como explica Olga F. Carmona, Psicóloga Clínica, experta en Psicopatología de la Infancia y la adolescencia por la Asociación de Medicina Psicosomática y Psicología Médica, codirectora de Psicología CEIBE y una de las expertas de la pedagogía blanca.

—¿Pegar a los hijos es maltratarlos? Mucha gente justifica la educación con bofetadas con la famosa frase «una bofetada a tiempo…».

—Primero habría que preguntarse: ¿Qué es a tiempo? ¿A tiempo de qué? ¿De quién? ¿Quién se está equivocando? ¿Quién no está haciendo lo que nosotros queremos que haga? ¿Quién nos grita? Porque en ese caso, cada vez que alguien (eso sí, a quien amemos profundamente) se equivoque y haga aquello que nos parece mal, o nos levante la voz, o nos contradiga, o no obedezca, por favor, les invito a que lo «maltraten a tiempo». Da risa o estupor. O ambas.

—Si alguien llega a su consulta con un caso así ¿qué le propone?, ¿lo debate?

—Más que debatirse debe extinguirse. De la misma manera que durante años estuvo socialmente bien visto en la cultura colectiva española que gritar o incluso dar una bofetada a tu mujer era lo normal y, hoy por hoy, quedan pocos que lo consideren lo normal, nuestra responsabilidad como profesionales, como padres y como seres humanos es trabajar para extinguir de nuestra cultura que cualquier forma de violencia sea válida.

—¿Por qué?

—No es ético, no es moral y además, no funciona.

—Entonces, una bofetada no educa…

—No, de manera rotunda. Una conducta no cambia a través de la violencia y un cachete es violencia. Si se lo damos a un adulto (la idea nos rechina, nos parece inconcebible) sería violencia. Si se lo damos a un niño... ¿no? Es más débil, más vulnerable, tiene menos información y somos su referente, su filtro, su mundo. Y su mundo no debe agredirle.

Es un espejismo doloroso

—Sin embargo, hay padres que dicen que les funciona.

—Lo creen porque obtienen la conducta deseada pero tengo que decirles que es un espejismo, y un espejismo doloroso. Lo que ese niño está haciendo es responder a unas expectativas por miedo, para evitar el golpe, no aprende nada acerca del porqué no debe hacer tal o cual cosa. Pero es aún peor, a través del cachete interioriza que el cachete es válido (aunque duela) y lo repetirá para con otros en sus diferentes manifestaciones. El cachete al niño tiene otras presentaciones, es la ofensa a la pareja, es el abuso de poder del jefe… El niño, de aprender algo, aprende que la violencia es una herramienta válida, aunque sea sólo en algunas ocasiones de «baja intensidad». El aprendizaje de esta premisa, se ha interiorizado.

—¿Realmente por qué lo hacen los padres?

«Si agredimos al niño le estamos dando un ejemplo negativo»—Porque obedecen a un impulso. El cachete tiene que ver con un impulso no con una estrategia planificada que tiene un fin, el de educar. Ningún padre, o casi ninguno, planifican dar un cachete o una bofeteada como parte de un plan. Suele ser producto de la impotencia, de la falta de control y de recursos, del cansancio, del bloqueo y también, lo voy a decir, de haberlo recibido. Así que brota de nuestro interior cuando el campo está abonado para ello. Es verdad, a veces los niños nos llevan al límite. Es nuestra responsabilidad aprender a no reaccionar. Somos los adultos, somos los educadores. No somos otro niño que responde con igual pérdida de control. Estamos (o deberíamos) ofreciendo modelos de conducta. Si perdemos el control y agredimos, también le estamos dando un ejemplo, negativo.

Se puede cambiar la conducta

—¿Cómo ayuda a esos padres? Porque muchos se sienten después muy mal…

—Invito a cambiar el paradigma: ¿Qué tal si en vez de justificar mi agresión para no admitir mi falta de control o de recursos, me perdono y me comprometo a no volver a agredir a mis hijos? Si opto por lo segundo me estoy dando la oportunidad de cambiar sin fustigarme y a ellos la oportunidad de ser educados desde la conciencia.

—¿Escucha con frecuencia la expresión «A mí me pegaron alguna que otra bofetada y aquí estoy tan normal»?

—Sí, muchas veces y siempre me viene a la cabeza preguntarme ¿quién serías de no haber recibido esos cachetes? Cuántas batallas internas, conscientes o no, has tenido que librar y cuánta energía has dedicado a eso, y cuántos de esos cachetes no se reflejan en tu trato hacia ti mismo y hacia los otros.

«Los niños que fueron tratados con bofetadas desarrollaron trastornos en la edad adulta»Sirva a modo de ejemplo un estudio de la Academia Americana de Pediatría, en el cual se obtuvieron datos de 34.000 personas adultas norteamericanas. Las conclusiones revelan que aquellas que fueron tratadas en su infancia con tratos tales como empujones, bofetadas, gritos, desarrollaron trastornos en la edad adulta. Con el tiempo, aquellos que recibieron un «cachete a tiempo» fueron más propensos (entre el 7% y el 4%) a conductas antisociales,dependencia emocional y paranoias.

Desde la pedagogía, la psicología y otros campos que estudian el comportamiento humano nos llega información más que suficiente sobre las consecuencias de un modelo educativo a abolir, caduco, pernicioso, lesivo, que ve al niño como un ser inferior al que hay que adiestrar. Si como padres y educadores, tomamos caminos alternativos, basados en el respeto profundo y en el amor, nos haremos mejores personas en el intento y, con toda seguridad, ayudaremos a formar mejores seres humanos, no contribuyendo a cronificar un sistema impregnado de violencia.

No debemos confundir firmeza con agresión. Podemos y debemos ser padres y educadores firmes, que establezcan un marco de juego conjunto y ofrezcan pautas, pero siempre desde la coherencia, la prevención, el respeto y la empatía. El “cachete” nunca es a tiempo.

Toda la actualidad en portada

comentarios