La «boina» contaminante cubría ayer el cielo de la capital
La «boina» contaminante cubría ayer el cielo de la capital - ÓSCAR DEL POZO

Carmena endurecerá el protocolo de contaminación con más restricciones

Madrid vivió entre la sorpresa y la indignación la prohibición de estacionar en el centro, que previsiblemente no se repetirá hoy

MadridActualizado:

La capital vivió ayer una situación inédita. Los madrileños no pudieron aparcar en las calles de la almendra central –el interior de la M-30– bajo multa de 90 euros por «alta contaminación». En total, 3.954 parquímetros dejaron de prestar servicio e informaron, bien en sus pantallas o, a través de pegatinas, de la prohibición de estacionamiento. La alcaldesa Manuela Carmena aplicó el pasado jueves el primer escenario del protocolo de calidad del aire, limitando la velocidad a 70 km/h en la M-30 y las carreteras de acceso. Sobre las posibles multas, la alcaldesa lanzó un mensaje de «tranquilidad» y dijo que se revisarán todos los casos teniendo en cuenta la «excepcionalidad» de la medida.

Madrid arrastra desde el pasado martes altos niveles de dióxido de nitrógeno (NO2) que, favorecidos por una situación atmosférica muy estable, han superado medio centenar de veces los límites que impone la Unión Europea. La situación de ayer, definida como «Escenario 2» –dos jornadas consecutivas con niveles de NO2 por encima de los 200 microgramos por metro cúbico– previsiblemente no se repetirá hoy. La alcaldesa y la delegada de Medio Ambiente, Inés Sabanés, descartaron, ya por la mañana, que el consistorio tuviera que elevar este fin de semana las restricciones respecto a las ya implantadas en la ciudad. «Lo normal es que los niveles de tráfico desciendan entre un 20% y un 30% los fines de semana», dijeron. Incluso avisaron de la alta probabilidad de que el protocolo se desactivara. Al cierre de esta edición el Ayuntamiento ultimaba ese anuncio. Su continuidad dependía de los niveles que se registraran.

Era «imposible» elevar el nivel a la tercera fase del protocolo que hubiera obligado a restringir al 50% el tráfico rodado de coches en la zona interior de la ciudad, salvo excepciones –en los días pares circularían los de matrículas pares, y el resto en las fechas impares–. «Si persistieran los niveles de NO2, mañana seguiríamos en el Escenario 2, no en el 3. Si descienden se desactivarían», explicó Paz Valiente, directora general de Sostenibilidad y Control Ambiental del Ayuntamiento. De cara al lunes, detalló que se entra en un «nuevo escenario» y que las opciones son o el «Escenario 0» –medidas informativas– o mantenerse en «Escenario 2», el que se vivió ayer.

Por su parte, Carmena calificó de «encomiable» la reacción de los madrileños. «La ciudadanía ha tenido una respuesta adulta a este protocolo», dijo. Todo ello, a pesar de la «confusión» que la propia alcaldesa provocó el jueves al anticipar un posible levantamiento de las restricciones que no se produjo. «Pido disculpas. Estamos viviendo una experiencia nueva. Cada día aprendemos un poco más para hacerlo mejor», dijo.

Medidas «parche»

«El protocolo vigente es útil a la hora de reducir las emisiones contaminantes pero no deja de ser un parche. Se requieren medidas a medio y largo plazo que reduzcan las emisiones», opinó Paz Valiente. Por ello, el Consistorio también trabaja en un nuevo plan de calidad del aire que prevé aprobar en febrero de 2016. De momento, va a endurecer el futuro protocolo –el actual fue aprobado por el Ejecutivo del PP de Ana Botella– para bajar el nivel de «preaviso» a 180 microgramos de NO2 por metro cúbico en lugar de los 200 actuales.

Ante las críticas por el escaso margen que han dado a los ciudadanos para organizarse, Carmena avanzó ayer que el nuevo protocolo –que se aprobará en el próximo Pleno– contemplará, a diferencia del que se está aplicando, «una fase previa de alerta». «Se avisará con dos o tres días de antelación», informó.

Aún así, las medidas actuales lograron que la intensidad circulatoria en la M-30 se redujera ayer un 6% a partir de las 10 horas. En la almendra central bajó un 10% entre las 11 las 12 respecto al viernes anterior. Pese a lo precipitado de la medida, en estos últimos dos días no ha habido ninguna incidencia reseñable relacionada con las restricciones.

El futuro protocolo, que finalmente no incluirá a las motos en las restricciones, permitirá que se puedan mantener las prohibiciones si las concentraciones siguen siendo elevadas –por encima de 160 microgramos en dos estaciones–, aunque no se supere el nivel de preaviso. Además, en principio, prevé la gratuidad del transporte público en las fases de más alta contaminación.