Lorenzo Amor, presidente de ATA
Lorenzo Amor, presidente de ATA - ARCHIVO

Las asociaciones de autónomos abrirán la comisión del Congreso sobre la reforma del RETA

También acudirá a esta subcomisión, el presidente del Consejo Económico y Social, Marcos Peña y el de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), José Luis Escrivá

MadridActualizado:

La reforma del Régimen Especial de Autónomos (RETA) iniciará su debate en el Congreso a partir del 18 de octubre con las comparecencias de los dirigentes de las principales asociaciones, ATA, UPTA y UATAE.

La subcomisión sobre la reforma del RETA se ha reunido hoy por primera vez desde la aprobación de su constitución y ha decidido por unanimidad empezar sus trabajos el próximo mes y reunirse cada quince días.

De esta forma, los presidentes de ATA y UPTA, Lorenzo Amor y Eduardo Abad, así como la secretaria general de UATAE, María José Landaburu, serán los primeros en comparecer los próximos 18 y 25 de octubre.

También acudirá a esta subcomisión, el presidente del Consejo Económico y Social, Marcos Peña y el de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), José Luis Escrivá, para exponer los cambios que podrían acometerse dentro del régimen de los autónomos.

Los dirigentes de UGT y CCOO, así como de las patronales, CEOE y CEPYME, también comparecerán en este órgano parlamentario. La subcomisión del RETA fue creada de forma paralela a la tramitación de la nueva Ley de Autónomos que fue aprobada recientemente en el Congreso y cuyo debate se ha traslado al Senado.

Esta ley contempla que los autónomos puedan cambiar hasta cuatro veces al año su base de cotización para adecuarla mejor a los ingresos, aunque no recoge la principal reivindicación de las asociaciones de autónomos que es cotizar directamente por los ingresos percibidos.

La ley de Autónomos también incluye que puedan darse de alta y baja en el RETA hasta tres veces al año y pagar por los períodos efectivamente trabajados.

La subcomisión del RETA también estudiará el acceso a la jubilación parcial de los trabajadores autónomos y la cotización a tiempo parcial, así como el concepto de habitualidad en este colectivo o la exención de la cotización cuando los ingresos no llegan al salario mínimo.