Vista de una sucursal del Banco Santander en la ciudad de Sao Paulo (Brasil)
Vista de una sucursal del Banco Santander en la ciudad de Sao Paulo (Brasil) - efe

D. Emilio Botín: persona sencilla, gran empresario

A finales de los 80 el Banco Santander era un banco de provincias. En quince años, el fallecido presidente de la entidad lo transformó en uno de los diez grandes bancos del mundo

Actualizado:

Como la mayoría de los lectores, no conocí personalmente al Sr. Botín. Por eso mi opinión se basará sólo en los hechos externos que todos podemos comprobar. Creo que a la hora de opinar sobre las personas es conveniente basarse sólo en lo que han hecho y no tanto en lo que han dicho, por muy brillante que esto sea.

A finales de los 80 el Banco de Santander era un banco de provincias que aspiraba a entrar en el grupo de los 5 grandes bancos españoles. En apenas quince años D. Emilio Botín lo transformó en uno de los 10 grandes bancos del mundo, de los más internacionales y llegando a ser el de mayor beneficio a mediados de la década pasada. Y eso desde un país, España, que no se caracterizaba por su prestigio empresarial internacional. Este hecho, es suficiente para calificar lo que ha sido el Sr. Botín: uno de los grandes empresarios españoles del S.XX. Probablemente, junto con D. Amancio Ortega, el que mayor reconocimiento internacional ha logrado, para él, su empresa, y su país.

Hay que trabajar mucho para conseguir una cosa así. Y hay que estar muy encima del negocio día a día. Me consta, por colaboradores suyos, que visitaba con frecuencia las regionales de su banco, y repasaba créditos para ver cómo iba el negocio y para impulsarlo. Tiene mérito a su edad y posición económica.

Pocas veces se veía al Sr. Botín en foros, declaraciones, vida social, Davos y otros lobbies que reúnen a los poderosos. Pero casi todos los fines de semana iba a su finca de Piedrabuena (Ciudad Real) y allí se le podía ver en la misa del sábado como un agricultor más de la zona. Persona sencilla, de pocas palabras y muchos hechos: un trabajador.

D. Emilio Botín, gran empresario, trabajador incansable, persona sencilla. Nuestras oraciones y el agradecimiento por su aportación a nuestro país. Descanse en paz.

*Eduardo Martínez Abascal es profesor del IESE