Hacienda baja el tipo mínimo del IRPF del 24,75% al 20% en 2015 y al 19% en 2016
Cuadro con los nuevos tipos tributarios - abc
rebaja media del impuesto de la renta del 12,5%

Hacienda baja el tipo mínimo del IRPF del 24,75% al 20% en 2015 y al 19% en 2016

La reforma fiscal también reducirá el tipo máximo del 52% actual al 47% para el próximo año y al 45% en 2016

Actualizado:

La reforma fiscal, tal y como había prometido el Gobierno, bajará el Impuesto de la Renta a todos los contribuyentes en pleno año electoral. De acuerdo al anteproyecto de ley presentado en Consejo de Ministros, la reducción del IRPF será, de media, del 12,5% y de un 23,5% para los que ganan menos de 24.000 euros, más de siete de cada diez españoles, según ha explicado la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Saénz de Santamaría. El tipo mínimo, que afecta a todos los ciudadanos, de rentas altas y bajas, porque es el que grava el primer tramo de ingresos de todos los contribuyentes, bajará 4,75 puntos ya el próximo año, porque pasará del 24,75% actual al 20%. En 2016, este tipo bajará al 19%.

En cuanto al tipo máximo, que ahora se encuentra en el 52%, dejará de estar por encima del 50%, un umbral que muchos fiscalistas consideran como confiscatorio a la actividad. El próximo año Hacienda rebajará el tipo al 47% y después, en 2016, al 45%, volviendo al nivel previo a la subida aprobada a finales de 2011. No obstante, en algunas comunidades como Cataluña o Andalucía, en las que ahora el marginal está en el 56%, se mantendrá en el 51% el próximo año y en el 49%, el siguiente ya que estas medidas solo afectan a la escala de IRPF estatal, y no a la autonómica.

Hacienda también reducirá el número de tramos del impuesto desde los siete actuales hasta cinco. El primer tramo para aquellas bases imponibles del trabajo de hasta 12.450 euros gravará un 20% de lo declarado en 2015 y un 19% en 2016. El segundo tramo irá desde los 12.450 euros hasta 20.200 euros y se aplicará un tipo del 25% en 2015 y del 24% en 2016. La rebaja media para declarantes de menos de 18.000 euros anuales será del 31,06% al año.

Para el tercer tramo, de 20.200 euros hasta 35.200 euros, el tipo será del 31% primero y luego del 30% en dos años. Para el cuarto tramo, desde 35.200 euros hasta 60.000 euros, se gravará un 39% en 2015 y un 37% en 2016.

Por último, todos las rentas mayores a 60.000 euros pagarán lo mismo de acuerdo al nuevo esquema fiscal: aquí el tipo máximo sería del 47% el próximo año y del 45% en 2016. Por ello, la reforma también beneficia a las rentas más altas. En la actualidad, los ingresos superiores a 53.407 euros pagan un tipo del 47% que se va incrementando según se gane más hasta el 52% que afrontan las bases imponibles mayores de 300.000 euros. Un porcentaje que se verá reducido al 45% en 2016.

Sin embargo, en 2016 los rendimientos de entre 60.000 y 175.000 euros seguirán tributando más que en 2011: entonces el tipo del 45% se aplicaba a las rentas por encima de los 175.000 euros y era menor para las que no superaban esta cantidad. Eso sí, los rendimientos por encima de este umbral sí volverán a tributar al nivel de hace tres años.

Para las empresas también habrá menos impuestos, con una rebaja del tipo nominal del 30% al 28% el primer año, y del 25% en 2016. Sin embargo, desaparecen numerosas deducciones salvo aquellas que desgravan los gastos en I+D+i y la reinversión de beneficios.

1.200 euros a familias numerosas

Asimismo, la vicepresidenta señaló que la reforma incluirá deducciones fiscales de 1.200 euros anuales para familias numerosas o para aquellas con hijos o ascendientes a su cargo con alguna discapacidad por encima del 33%.

«Ha llegado el momento de que los españoles reciban la compensación a todo el esfuerzo que han hecho», ha apuntado el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro para señalar que se bajarán los impuestos «para todos». El Gobierno pretende que la reforma tributaria funcione de impulso a la actividad y calcula que entre 2015 y 2016 dará lugar a un aumento del Producto Interior Bruto del 0,55% (unos 5.500 millones de euros). Esta mejora conllevará, en su opinión, un aumento de la recaudación suficiente para no recurrir a nuevas subidas de impuestos. En 2015, cuando entran en vigor las rebajas fiscales y se celebran elecciones autonómicas, generales y municipales, se deberá reducir el déficit público del 5,5% del PIB al 4,3%. De momento, Bruselas ya ha criticado que el Gobierno no haya consultado a la Comisión los detalles de la nueva reforma tributaria.

Guiños fiscales al ahorro

El Gobierno también ha querido hacer partícipe al ahorro de las bajadas de impuestos. De esta forma, las rentas de capital de hasta 6.000 euros, que hasta este año tenían un tipo del 21% pasarán a tributar al 20% en 2015 y al 19% en 2016. Por su parte, el ahorro de entre 6.000 y 24.000 euros pasará del 25% de 2014 al 22% en 2015 y al 21% en 2016.

Los más beneficiados por las bajadas de impuestos al ahorro serán, no obstante, los rendimientos de capital a partir de 24.000 euros y hasta 50.000 euros: hasta seis puntos menos, desde el 27% que afrontan en la actualidad hasta el 22% el próximo año y un 21% el siguiente.

Si bien se mantiene el número de tramos, tres, estos se reordenan y los que cuentan con una base imponible superior a los 50.000 euros dejarán de pagar un tipo del 27% para afrontar uno del 24% en 2015, y un 23% al año siguiente. Estos capitales serán los únicos que no recuperarán el nivel de tributación que disfrutaban antes de la subida de impuestos aprobada en 2011.