Carrasco, exultante tras marcar el 2-0 del Atlético
Carrasco, exultante tras marcar el 2-0 del Atlético - EFE
LIGA BBVA / JORNADA 9

Carrasco es el nuevo ídolo del Calderón

Gran partido del extremo belga, con golazo incluido, en el convincente triunfo del Atlético ante el Valencia (2-1)

Actualizado:
Atlético

2

Valencia

1

El Atlético cosechó una convincente victoria ante el Valencia (2-1) que le permite seguir el rebufo de los dos grandes. El partido resultó trepidante, como corresponde a dos equipos que llevan tiempo mirándose a los ojos y retándose. No hay buen rollo entre las aficiones ni entre los técnicos. Hay rivalidad de alto voltaje.

[Así hemos contado el partido]

En su particular Liga, el Atlético ha cobrado ventaja los últimos años, pero el Valencia aspira a revertir la situación. Dos conjuntos de Champions que arrancaron con una discusión de ida y vuelta hasta que, a la media hora, el Valencia se diluyó y no recuperó el pulso hasta el final.

La primera aproximación seria fue rojiblanca, con Koke irrumpiendo en el área con ventaja para pensar. Apostó por un remate raso que adivinó Jaume Domenech. No acaba de estar contento Simeone con el rendimiento de sus delanteros; en la previa les exigió más, nombrando específicamente a Jackson y Torres. Este Atlético tiene mucha pólvora arriba, pero por ahora el único que parecía sacar las castañas del fuego era Griezmann. Se dio por aludido alguien inesperado, Carrasco, que ya firmó un partido grande ante el Astana, que por el nivel del contrario no le proporcionó grandes titulares al belga. Esta vez tuvo argumentos de peso para reivindicarse.

Los locales sembraron inquietud en el área valencianista con jugadas a balón parado, en tanto los hombres de Nuno intentaron sorprender a la contra, sobre todo con Rodrigo en banda derecha… hasta que el delantero se lesionó mediada la primera parte y fue sustituido por Alcácer.

Llegaron entonces los minutos de Jackson, ayudado por el naufragio de los centrales visitantes. Un pelotazo sin peligro aparente de Filipe Luis se lo comieron Santos y Mustafa, dejando al colombiano solo ante Jaume. Resolvió con calidad con un remate muy ajustado al poste. Después perdonó un par de ocasiones, pero el Valencia estaba aturdido. Gayá sacó bajo palos un gol cantado antes de que llegara el jugadón de Carrasco, un culebreo entre defensas como los extremos a la vieja usanza, y disparo duro desde la frontal que se coló junto a la base del poste derecho.

No cambió el panorama después del entreacto, y fue el Atlético también el primero en intentar hacer daño con un remate de Koke desde fuera del área; Jackson metió el pie y el balón hizo una parábola que exigió un esfuerzo adicional a Jaume. Salió Torres por Jackson, aunque el gran protagonista continuó siendo Carrasco y sus gambetas. El Atlético llevaba varias campañas sin jugar con un extremo de verdad, hasta el punto que pareció que Simeone había renunciado a este perfil de futbolista. El Calderón ha encontrado un nuevo elemento con el que divertirse. El estadio se hubiera venido abajo si un remate de volea del belga tras pase de Juanfran hubiera encontrado puerta en vez de la cabeza salvadora de Santos.

Con el recambio del eléctrico belga por Óliver, el respetable se puso en pie. La fiesta no se aguó cuando Alcácer acortó distancias al cobrar un penalti de Godín a Mustafi, un premio excesivo para el ramplón papel del Valencia.

Ficha del partido