Economía

Economía

Economía usará el viejo FROB para inyectar capital a las nuevas fusiones

Obligará a provisionar el 80% el suelo y algunas promociones inmobiliarias —60% con cargo a beneficios y 20% a capital—La banca tendrá que dotar una provisión genérica del 7% para creditos no dudosos a promotores

Día 01/02/2012

Compartir

1

En el Ministerio de Economía y Competitividad se trabaja a contra reloj para definir la letra pequeña de la reforma financiera que el Gobierno prevé aprobar en el Consejo de Ministros del próximo viernes. Los objetivos están claros: obligar a la banca española a sanear sus balances con el menor coste posible para las arcas públicas. Y para ello se incentivará un proceso de fusiones entre bancos y cajas que reducirá de manera drástica el ya mermado número de entidades financieras del país.

Para forzar la unión entre varias entidades, el Gobierno utilizará varias fórmulas. En primer lugar, aquellas que opten por las fusiones tendrán más plazo para hacer dotaciones. Como regla general se dará un año para realizar esas provisiones contra pérdidas en el ladrillo, y los grupos fusionados tendrán dos años.

Pero además, los grupos consolidados podrán acceder a las ayudas de lo que se conoce como FROB 1. Es decir, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) podrá comprar acciones preferentes de los nuevos grupos financieros. En la medida que estas acciones preferentes se considerarán capital, las nuevas entidades podrán usarlas para hacer las provisiones que les exige el Gobierno.

Sin impacto en déficit

Aunque este fondo está dotado con dinero público, en principio no tiene por qué costarle un euro al contribuyente, y no tendría impacto en el déficit ni en la deuda. Primero porque las entidades financieras tienen que devolver el dinero que utilicen a un tipo de interés cercano al 8%. Y además, no se harían nuevas emisiones de deuda del FROB, sino que se utilizarían los fondos que no han sido usados, unos 6.000 millones. La diferencia entre este FROB 1 y el que se aprobó el año pasado, y que en el sector se conoce como FROB 2, es que las ayudas de este último suponían la toma de participaciones con derechos políticos, y por tanto la nacionalización, como ha ocurrido en el caso de Novagalicia Banco y CatalunyaCaixa.

El Gobierno obligará a las entidades a dotar provisiones por el 80% del suelo y de algunas promociones inmobiliarias que lleven paradas largo tiempo. La cifra de la dotación será inferior para el caso de pisos acabados, para los que se baraja un porcentaje del 35%. Y en medio hay un amplio abanico dependiendo del tipo de activo inmobiliario de que se tratate.

Las entidades tendrán que hacer la mayor parte de las provisiones con cargo a beneficios, pero también se permitirá el uso de capital. En el caso del suelo, del 80% de la dotación, un 60% se hará con cargo a beneficios y un 20% a capital contingente.

Asimismo, el departamento que dirige Luis de Guindos prevé obligar a las entidades a dotar unas provisiones genéricas, que rondarían el 7%, para los créditos al sector inmobiliario no dudosos. Se trataría de prevenir futuros impagos. El ministro de Economía explicará el jueves la reforma al sector financiero.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Empresa
M. N. Las agencias revisan a la baja las perspectivas de las compañías
Economía
Calcula cómo te afectará la reforma
    Lo último...

    Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.