Internacional

Internacional

Bonn sabía que el nazi Eichmann se ocultaba en Argentina 8 años antes

No fue hasta 1958 cuando el servicio secreto germano occidental informó a la CIA de que Eichmann estaba oculto en Argentina

Día 08/01/2011 - 22.38h

Las autoridades alemanes sabían que Ricardo Klement, operario de Mercedes Benz, domiciliado en la calle Garibaldi de Virreyes, al norte de Buenos Aires, era Adolf Eichmann, responsable ejecutor del holocausto hebreo. ¿Porqué tardaron ocho años en revelarlo a la CIA y, de resultas, al Mossad, que finalmente lo secuestró para ser juzgado en Israel en 1960?

Informes de los servicios estadounidenses, desclasificado en 2006 y publicados ahora por la investigadora Bettina Strangneth, documentan el conocimiento que los servicios secretos alemanes y parte de su gobierno tenían, ya en 1952, de la identidad, domicilio y contactos de uno de los hombres más buscados del régimen nazi: el artífice de la capacidad de matanza de los campos y responsable directo de incluir a los niños en las cámaras de gas.

¿Protegieron luego los gobiernos de Adenauer a criminales nacional-socialistas? ¿Y en concreto al que en 1944 informa ufanamente a Himmler de que cuatro millones de judíos han sido ya aniquilados y otros dos millones asesinados por las unidades móviles?

Un libro reciente revelaba la implicación de sus embajadas hasta 1955 en la puesta a salvo de nazis huídos. Pero sabido era que incluso opositores a Hitler como Adenauer mantuvieron luego a figuras, juristas o industriales del nazismo en la administración y la economía de la nueva República, pues apenas había otros.

El propio socialdemócrata Willy Brandt mantuvo a su coaligado liberal Ernst Achenbach a salvo de una extradición francesa, pese a que su implicación en el holocausto en Francia. Tal posibilismo institucional ya fue denunciado por la generación posterior, en los años 60 y 70. Pero la historiadora Strangneth califica como sensacional el descubrimiento de que el paradero del mismísimo Eichmann en Argentina era conocido por los servicios alemanes.

Ahora el diario Bild adelanta hallazgos del libro de Strangneth, que llegará a las librerías en abril, al cumplirse 51 años de la famosa captura y traslado a Israel del "Obersturmbannführer" Eichmann. «No se sabía hasta ahora que el servicio secreto germano occidental conocía ocho antes de su detención dónde se escondía Eichmann», señala Stangneth.

"Podía haber sido capturado muchos años antes", insiste el populista Bild, que reproduce un documento del espionaje alemán, con fecha de enero de 1952, que lee: "Eichmann no se encuentra en Egipto sino que se oculta bajo el nombre falso de Clemens en Argentina". Con este nombre había partido del puerto de Génova, a bordo del Bolzano, con pasaporte de la Cruz Roja facilitado por un deleznable franciscano.

Adolf Eichmann, un alemán de Solingen que llevó una infancia de paria en la austríaca Linz, sería tras la guerra prisionero anónimo de los americanos, de los que logró escapar en 1946. Llegó al área del gran Buenos Aires el 15 de julio de 1950, donde trabajó 10 años en empleos manuales y logró traer finalmente a su familia.

El informe de la CIA afirma que "la dirección de Eichmann es conocida como El Camino, por el director del periódico alemán en Argentina"; pero hasta 1958 Bonn no decidiría informar a los americanos de que el vecino de Virreyes era el temprano afiliado nazi, número 899.895, e inmediato voluntario de las SS, número 45.325, que ya en 1934 llega a Berlín, directo a la sección de judíos II 112 del Servicio de Seguridad.

"Era un hombrecillo suave y pequeño, algo patético y normal, no tenía la apariencia de haber matado a millones de los nuestros... pero el organizó la matanza" en Polonia, declararía luego Peter Malkin, uno de los agentes del comando de "Vengadores" que lo capturó y sacó de Argentina. Similarmente impresionada, la filósofa Hannah Arendt estudió en él como es fama la nimiedad del mal en el totalitarismo.

Su juicio, televisado y considerado la gran causa nacional del Estado de Israel, concluyó el 15 de diciembre de 1961, condenándolo a morir desnudo en la horca por crímenes contra la Humanidad. El 31 de mayo de 1962 subió al cadalso de la prisión de Ramla, pronunciando las palabras: "Larga vida a Alemania. Larga vida a Austria. Larga vida a Argentina. Son los países con los que más me identifico y nunca los voy a olvidar. Tuve que obedecer las reglas de la guerra y las de mi bandera. Estoy listo."

Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Álvaro Ybarra Zavala Magazine
Dombass, crónicas desde el frente

Dombass, crónicas desde el frente

Una pequeña habitación con una vieja mesa de reuniones y un escritorio es el centro de operaciones del comandante Alexis en Shakhtars'k

Más historias en AYZ Magazine

Ver el reverso

Fotografías antiguas de ABC
6000 neoyorquinos a la caza de descuentos
comprar
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.