Hallan una «guardería» de tiburones gigantes de 10 millones de años
Actualizado Miércoles , 12-05-10 a las 19 : 29
Las zonas de cría de tiburones son muy poco conocidas, pero si además esa «guardería» tiene millones de años, el descubrimiento es sorprendente. Investigadores de la Universidad de Florida han encontrado en Panamá un antiquísimo «vivero» de 10 millones de años donde criaban los megalodon gigantes, también conocidos como «Gran diente» y considerados el tiburón más grande de todos los tiempos. La bestia podía superar los 20 metros de largo y tenía el aspecto de un enorme y pesado tiburón blanco. Los científicos llegaron a la conclusión de que habían descubierto el «nido» tras encontrar 400 dientes fosilizados de tiburón en una marina panameña que conectaba el Océano Pacífico y el Caribe durante el Mioceno. La mayoría de las piezas eran sorprendentemente pequeñas. No se trataba de una cuestión de tamaño, sino de edad.
«El comportamiento no se fosiliza, pero hemos sido capaces de interpretar las estrategias de protección de los tiburones extintos con sus crías», explica la autora principal del estudio, Catalina Pimiento, investigadora del Museo de Historia Natural de Florida.
El equipo recogió 400 dientes entre 2007 y 2009 de la Formación Gatún, que conectaba el Pacífico y el Caribe durante el Mioceno tardío. La mayoría de los 28 Carcharocles megalodon a los que pertenecían los dientes eran muy pequeños.
Hallan una «guardería» de tiburones gigantes de 10 millones de años
Un investigador compara el tamaño de un diente de megalodon juvenil de Panamá con el de un adulto de Florida / Jeff Gage
Al principio, los investigadores creían que se trataba de piezas pequeñas de la mandíbula o a un tamaño menor de la especie, pero análisis más exhaustivos determinaron que, en realidad, la mayoría se trataba de crías, con tamaños nada desdeñables de entre 2 y 10,5 metros de longitud. Posiblemente, las madres dejaban a sus retoños en las aguas someras que cubrían Panamá antes de la formación del istmo para protegerlos de posibles predadores. Los pequeños pasaban en esta área de crianza sus primeros años.
El descubrimiento, publicado en la revista PLoS ONE, puede proporcionar nuevas pistas para conocer mejor a esta especie todavía tan enigmática.

Enviar a:

¿qué es esto?