Actualizado Lunes, 13-04-09 a las 11:47
La nueva vicepresidenta económica, Elena Salgado, dejó claro en su primera intervención tras asumir el cargo el pasado miércoles, que los desempleados son los principales perjudicados por la recesión y que, por ello, merecen su «más inmediata atención» y serán los destinatarios de sus primeros esfuerzos.
La ministra de Economía ya ha anunciado que hoy se reunirá con el ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, dentro de la ronda de contactos que está manteniendo con los titulares de otras carteras ministeriales. Además, esta misma semana se reunirá también con empresarios y sindicatos y puede ser ésta la ocasión para explicarles la intención del Gobierno de ampliar la cobertura de la prestación por desempleo de forma temporal, mientras dura la crisis.
Primer encargo de Zapatero
Éste podría ser el primer encargo que la nueva titular de Economía haya recibido del presidente del Gobierno, que lleva meses lanzando mensajes sobre la necesidad de ampliar la protección de los desempleados que se quedan sin prestación.
También Corbacho se ha manifestado en este sentido en varias ocasiones. En el Foro ABC, el pasado mes de diciembre, Corbacho argumentó que España, siendo la octava potencia económica mundial, «no puede permitirse que una parte de la sociedad quede condenada a la nada» cuando se le acaben los subsidios.
Ya el pasado mes de febrero, coincidiendo con la aprobación de uno de los paquetes de medidas anticrisis, el presidente del Gobierno intentó incluir una propuesta en este sentido, pero las reticencias por parte de la CEOE, e incluso dentro del propio Ministerio de Economía, por el elevado coste presupuestario que esto implicaría, dejó aparcada la iniciativa.
La llegada de Salgado a la vicepresidencia, con un cariz más político, y el recrudecimiento de la crisis económica, que se ceba especialmente en el empleo, convierte el momento actual en el más oportuno para sacar adelante la medida.
Lo que ahora se estudia, y para lo que el Gobierno quiere contar con el apoyo de los agentes sociales y, si es posible, con el de la oposición, es la fórmula para aumentar alrededor de un año la protección a los desempleados.
Una de las propuestas que se barajan consistiría directamente en reformar el sistema de prestaciones y aumentar un año la duración de las mismas. Los sindicatos, por su parte, que incluyen el aumento del periodo de protección entre sus reivindicaciones, plantean que se flexibilicen los actuales criterios que dan derecho a acceder al subsidio y a la renta activa de inserción, que es lo que ahora cobran los desempleados una vez agotadas las prestaciones contributivas a las que tienen derecho por haber cotizado. También se buscan salidas para aquellos que no han cotizado lo suficiente.
Un millón sin cobrar paro
El objetivo es dar una solución al millón de parados que ya no perciben ningún tipo de prestación. Según los últimos datos del Ministerio de Trabajo, hay más de 3,6 millones de parados, mientras que sólo reciben prestación algo más de 2,5 millones.
El principal problema de esta medida es el presupuestario. En los dos primeros meses de 2009 se han destinado más de 5.000 millones de euros al pago de prestaciones, lo que supone un incremento de casi el 67% respecto al año anterior.
El gasto, además, desborda mes a mes todas las previsiones, y mientras el Presupuesto para 2009 preveía 19.000 millones de euros para hacer frente a esta partida, el Gobierno ya ha reconocido que tendrá que aportar otros 10.000 millones.
Rodríguez Zapatero ha insistido en varias ocasiones en que destinará el dinero que haga falta a estas políticas sociales, lo que chocaba con las declaraciones del ya ex vicepresidente Solbes, que hacía hincapié en que no había más margen fiscal.

Enviar a:

¿qué es esto?