McDonald's responde a las preguntas más incómodas de sus consumidores

McDonald's responde a las preguntas más incómodas de sus consumidores

Las cuestiones tratan sobre polémicos ingredientes como los agentes antiespumantes o la llamada «baba rosa»

Actualizado:

La cadena de comida rápida McDonald's se ha lanzado a responder, por fin, las preguntas más incómodas de sus consumidores: «¿Vuestras hamburguesas están hechas de carne real de vaca?», «¿usáis "baba rosa" [un relleno a base de deshechos cárnicos tratados con químicos para que sean comestibles]?», o «¿por qué los Chicken McNuggets tienen un agente 'antiespumante'?».

Desde hace años, las técnicas de producción y los ingredientes de la comida rápida de las grandes empresas han suscitado múltiples polémicas. Ahora, McDonald's ha dado respuestas en su sitio web de EE.UU. a todas ellas.

Sobre si sus hamburguesas se hacen usando «carne real de vaca» la compañía afirma que el 100% de su carne es inspeccionada por el departamento de Agricultura del país y que, incluso, no utilizan ningún tipo de conservantes o rellenos.

Además, la compañía niega que siga utilizando «baba rosa» en sus productos. En 2011, en EE.UU. un conocido chef comenzó una fuerte campaña para que McDonald's retirara este ingrediente: se trata de un relleno cárnico hecho a partir de recortes de carne de baja calidad del espinazo, el recto y otras área intestinales que son tratados con hidróxido de amonio (o amoníaco acuoso) para que puedan ser consumidos por las personas, matando las bacterias que contienen. «McDonald’s USA comenzó el proceso de retirarlo de nuestra cadena de suministro antes de la amplia cobertura mediática sobre su uso y fue totalmente retirado en 2011», dicen.

Por otra parte, sobre el contenido de un 'agente antiespumante' en sus nuggets, McDonald's afirma que es su aceite de freír el que contiene «una pequeña cantidad de un aditivo llamado dimetilpolisiloxano, que ayuda a evitar que el aceite provoque espuma o salpicaduras» en sus restaurantes.

«Todos los ingredientes que utilizamos, incluyendo el dimetilpolisiloxano, cumplen con los estándares de calidad y seguridad alimentaria reconocidas», asegura la empresa, que explica que aunque este componente se utiliza en algunos productos no alimentarios, como masilla o cosméticos, hay una variación entre el componente que se utiliza en estos y en sus productos alimentarios.

Para ellos, la explicación está en que «a veces el nombre científico de un ingrediente puede sonar aterrador» y que «ha habido personas que erróneamente se han quejado de que estos ingredientes están también en nuestra comida».