Oblatas de Cristo Sacerdote: 44 años seguidos sin dejar de rezar ni un minuto
Imagen de tres de las religiosas durante la oración - avan
RELIGIÓN

Oblatas de Cristo Sacerdote: 44 años seguidos sin dejar de rezar ni un minuto

La congregación situada en la localidad valenciana de Moncada organiza turnos para orar durante las veinticuatro horas del día

Actualizado:

La comunidad de religiosas de vida contemplativa Oblatas de Cristo Sacerdote mantienen desde la fundación de su convento en la localidad valenciana de Moncada hace 44 años, turnos de oración continuos de una hora las 24 horas del día, todo el año, por la “santificación de los sacerdotes”.

Cada una de las religiosas dedica en cada jornada un turno de oración de una hora de día y otra hora de noche ante el sagrario en la capilla, además de realizar dos horas de oración conjunta, según ha indicado a la agencia AVAN la superiora, Mercedes González.

El objetivo es que “siempre haya una hermana actualizando la entrega y la oración, por los sacerdotes, haga frío o calor, porque siempre hay alguno de ellos necesitado de oración, que puede estar en dificultad, alguien que nos necesita, como si fuera las farmacias de guardia o los médicos de urgencias en un hospital”, ha indicado. Desde su fundación, la congregación de las Oblatas de Cristo sacerdote tiene como carisma “cooperar espiritualmente a la santificación de los sacerdotes mediante la oración y oblación y por toda la Iglesia ”.

Los turnos son continuos “todos los días del año excepto la noche del Viernes Santo, en que no hay Santísimo, hasta la noche siguiente, la Vigilia Pascual”.

Para realizar cada cambio de turno en el horario, “entra la hermana que va a relevar a la que está rezando y se arrodillan ambas, en el centro de la capilla, se postran ante el sagrario y decimos `Padre Santo, por Cristo, con Cristo y en Cristo Sacerdote, por ellos ruego, porque son tuyos, santifícalos en la Verdad. Madre de Cristo sacerdote, ruega por nosotros”.

Además mantienen permanentemente encendida por la noche la cruz que corona su convento, situado a escasa distancia del Seminario Metropolitano de Moncada, “y los seminaristas nos comentan que les ayuda mucho ver la luz encendida porque les recuerda que hay una hermana rezando por ellos siempre, y eso es para ellos todo un signo y un estímulo, según nos dicen”.

El turno continuo de oración es algo característico de los distintos conventos de las Oblatas de Cristo Sacerdote que, cuentan además del monasterio de Moncada, con otras comunidades religiosas en Madrid, Salamanca, Huelva, Toledo, y Moyobamba (Perú).

La congregación de las Oblatas de Cristo Sacerdote fue fundada en 1938 por quien fue arzobispo de Valencia desde 1969 a 1978, monseñor José María García Lahiguera, (Navarra, 1903-Madrid, 1989), y por María del Carmen Hidalgo de Caviedes (Madrid, septiembre de 1913- 2001), ambos actualmente en proceso de canonización .

En el monasterio Santa María de los Desamparados de Moncada, fundado en 1970, y luego trasladado en 1995 a su actual ubicación, más próxima al Seminario de Moncada, reside una comunidad con 17 religiosas.