El director de ABC, durante su intervención ante el Círculo Aragonés de Economía
El director de ABC, durante su intervención ante el Círculo Aragonés de Economía - FABIÁN SIMÓN
COMUNICACIÓN

El director de ABC: la Travesía Central del Pirineo es estratégica para España

Bieito Rubido aboga por retomar este proyecto ante la UE para reforzar las comunicaciones transfronterizas frente a las tensiones del independentismo

Actualizado:

El director de ABC, Bieito Rubido, defendió hoy en Zaragoza el proyeto de la Travesía Central del Pirineo, el gran corredor ferroviario transfronterizo que Aragón –junto a otras comunidades autónomas y con el apoyo de Portugal– lleva defendiendo desde hace más de diez años. El proyecto se vio apartado, en la etapa de Zapatero, de la lista de proyectos prioritarios europeos en beneficio del Corredor Mediterráneo, imponiéndose así las tesis lideradas por la Generalitat y el nacionalismo catalán.

Rubido ofreció hoy una charla-coloquio organizada por el Círculo Aragonés de Economía, que preside Fernando Yarza, consejero director de Heraldo. Durante su intervención, el director de ABC subrayó la importancia estratégica de la Travesía Central del Pirineo (TCP) como cuestión de Estado, más aún ante las tensiones del independentismo.

Durante su intervención, el director de ABC desgranó las que considera que son las «crisis» a las que en estos momentos se enfrenta España: «crisis de autoestima» de los españoles como país; auge de los populismos, en los que incardinó al independentismo catalán.

Junto a ello, apuntó como foco crítico el propio desafío secesionista; la crisis del sistema educativo, que ha coadyuvado a la «crisis de valores»; la necesidad de modernizar la Justicia y de reformarla para garantizar su independencia efectiva y una mayor eficacia judicial; la crisis demográfica –la baja natalidad, advirtió, hace que «España vaya camino del suicidio demográfico»–; y la necesidad de recuperar el crédito social hacia la clase política –«en España pagamos muy mal a los políticos, paguémosles bien, exijámosles mucho y llevemos a la política a los mejores»–. Se refirió también a la «crisis de medios de comunicación», plasmada en una sobredimensión del sector y en un «problema de modelo» ante la necesida dde buscar aún el equilibrio entre la rentabilidad y los nuevos soportes digitales.

Independentismo y «totalitarismo»

Respecto al desafío secesionista, el director de ABC abogó por reforzar el papel del Estado, de los valores democráticos, del imperio de la ley y de la igualdad de todos los ciudadanos ante ella. «No se puede admitir la imposición de la voluntad de una parte sobre la del todo», indicó Rubido. A su juicio, el independentismo catalán tiene «un embrión de totalitarismo», que se alimenta a partir de un concepto de superioridad frebte al resto de españoles, a los que ve como inferiores. También criticó la persistencia con la que el secesionismo aboga abiertamente por «conculcar la ley» y por propugnar que «un grupo de ciudadanos decidan incumplirla».

Bieito Rubido considera que, durante demasiados años, «ha faltado un debate honesto en el que se haya puesto en evidencia una realidad, que Cataluña es lo que es gracias a que es parte de España». A este respecto, detalló el ventajoso trato que este territorio viene recibiendo desde el siglo XIX por parte del Estado —en materia presupuestaria y de inversiones públicas— y que ha resultado decisivo para apuntalar el despegue socioeconómico de Cataluña.