Imagen de algunos de los rehenes en el interior del Museo del Bardo - abc
Atentado Túnez

Fuerzas tunecinas acaban con cuatro terroristas que habían matado a numerosos turistas

Los agentes han liberado a varios rehenes después de que varios hombres armados asaltaran el Parlamento y un museo en la capital del país magrebí. Hay, al menos, 21 muertos

Actualizado:

Dos terroristas han muerto, y otro ha huido, en una operación de las Fuerzas de Seguridad después de que asaltaran el Parlamento y un museo de la capital tunecina, informa la agencia Efe. Los asaltantes, vestidos con uniformes militares y armados con Kalashnikovs, habían matado al menos a 17 turistas antes de refugiarse en Museo del Bardo, donde habían tomado varios rehenes que han sido liberados según la agencia española. El tiroteo también ha causado, según el corresponsal del Financial Times, medio centenar de heridos. Otros dos tunecinos han muerto en el tiroteo. Junto con los dos terroristas muertos, suman 21 fallecidos.

«Hemos podido ver a cuatro terroristas armados. Ha habido muchos disparos y ahora están en el jardín, no han podido entrar en el edificio», explicó a Efe Mona Brahim, diputada del partido islamista moderado An Nahda que se encontraba en el interior del edificio y que, como la mayoría de los parlamentarios, ha sido evacuada.

Agentes de Seguridad en las proximidades del Bardo explicaron que uno de los presuntos agresores, un joven estudiante de 22 años, fue arrestado por las fuerzas de Seguridad y que el resto están rodeados en dependencias que pertenecen al edificio de la Cámara.

La guardia de Seguridad de la Cámara se ha dado cuenta de que los cuatro uniformados no llevaban armas reglamentarias y, al pedirles que se detuvieran, se ha desatado un tiroteo durante el cual los presuntos asaltantes han logrado huir hacia el museo, uno de los más importantes de Túnez, según las fuentes.

Decenas de agentes de las fuerzas de Seguridad se han trasladado hasta la zona y han cercado el barrio, en el centro de Túnez, al que en este momento no se puede acceder, según ha podido comprobar Efe.

El Ministerio español de Asuntos Exteriores y de Cooperación ha activado el protocolo de emergencias consulares ante la posibilidad de que haya ciudadanos españoles en el lugar.

Un portavoz del Ministerio del Interior no ha dudado en calificar de «ataque terrorista» los disparos en las proximidades del Parlamento y la toma de varios turistas como rehenes en el interior del Museo del Bardo, informa el portal «Tunivisions.net». Según medios locales, en el interior del museo habría unos 200 turistas.

En el momento del intento de asalto, había varias comisiones parlamentarias reunidas, en particular la de Justicia, con el titular del Ministerio a la cabeza, según han informado fuentes parlamentarias.

El Gobierno ha convocado un gabinete de crisis ente el que es el ataque más grave desde la revolución de 2011.

Todos los diputados y otras personas que se encontraban en el interior del edificio han sido evacuados a una misma sala, mientras las Fuerzas de Seguridad y el Ejército han puesto en marcha el dispositivo de alerta máxima de lucha contra el terrorismo.

Repunte de la actividad yihadista

Túnez ha sido escenario en las últimas semanas de un repunte de la actividad yihadista en la región de Kasserine, en la frontera oeste con Argelia, zona montañosa que utilizan como bastión radicales locales y también otros procedentes del país vecino y otros estados de la zona como Mali, Marruecos o Mauritania.

Desde 2012, decenas de guardias nacionales tunecinos han muerto o han resultado heridos en combates o causa de atentados y emboscadas islamistas en Mont Chambi, escenario el pasado julio del peor ataque islamista sufrido por las fuerzas tunecinas, que causó 15 muertos.

Precisamente el Ministerio del Interior había anunciado en las últimas horas la desarticulación de cuatro células con la detención de 22 personas que estarían reclutando y facilitando el envío de persoans a hacer la yihad en la vecina Libia.

Túnez fue el primero de los países que se subió al tren de lo que acabó llamándose Primavera Árabe y ha emprendido la senda de la democracia con mucha más firmeza que otros países, sumidos en guerras, golpes de estado e inestabilidad permanente.