«Rocroi, el último tercio», del pintor Ferrer Dalmau
«Rocroi, el último tercio», del pintor Ferrer Dalmau

YoutubeEl falso himno de los Tercios de Flandes que circula por Youtube

La canción apareció por primera vez en el capítulo 31 de «Águila Roja», emitido el 20 de octubre de 2010 en TVE, y ha sido dada por histórica después de que Youtube la popularizara

Actualizado:

Los Tercios de Flandes fueron una unidad de infantería del Imperio español, cuya superioridad quedó patente durante los siglos XVI y XVII, que se ha hecho enormemente popular gracias al cine y a la literatura en los últimos años. Y precisamente la ficción es la culpable de que se le asigne a esta unidad un himno, viralizado por Youtube, que es una invención de la serie « Águila Roja» (TVE).

La letra de este supuesto himno dice lo siguiente:

«Oponiendo picas a caballos enfrentando arcabuces a piqueros/ Con el alma unida por el mismo clero que la sangra corra protegiendo el reino/ Aspa de Borgoña flameando al viento Hijos de Santiago grandes son los tercios/ Escuadrón de picas, flancos a cubierto, solo es libre el hombre que no tiene miedo.

Lucha por tu hermano muere por tu reino/ Libre por la paz en este gran imperio/ Nunca habrá derrota si nos hacen presos/ Solo tras de muertos capitularemos/ La gola de malla, chaleco de cuero, peto y espaldar me guardaran del hierro

Levantad las picas con un canto al cielo/ Nunca temeré si van columna al tercio»

Un texto plagado de referencias históricas y verosímiles sobre esta unidad. «Picas a caballos», referencia a la estrategia de esta infantería de defenderse de las cargas de caballería con largas picas siguiendo la tradición de las falanges griegas. « Aspa de Borgoña», mencionando la Cruz de San Andrés en color rojo que identificaba a las tropas al servicio del Imperio español y de la Casa de los Austrias (a su vez emparentada con la Casa de Borgoña). «Hijos de Santiago», en referencia al grito en honor al santo con el que iniciaban los combates estos soldados: «¡Santiago y cierra, España!».

El problema está en que el himno y la letra no tienen nada de antiguos. Según informa en su web TVE, el autor de dicho himno es Daniel Sánchez de la Hera, compositor de música para cine y televisión. La canción apareció por primera vez en la serie «Águila Roja» en 2010. Una de las escena en las que suena es cuando la cantan unos soldados españoles cautivos por fuerzas portuguesas y que van a ser ejecutados por éstas.

Montaje con la canción y escenas de películas donde se representa a los Tercios de Flandes realizado por la cuenta de Youtube de SeraficoG:

...

¿Tenía alguna canción distintiva los Tercios?

Los Tercios de Flandes no contaban con himno propiamente. En el campo de batalla se caracterizaban por avanzar en silencio en dirección al enemigo, únicamente acompañados del sonido de los tambores y los pífanos (una pequeña flauta travesera), que servía para marcar el ritmo. A menudo estos instrumentos eran tocados por niños, los mozos de tambor.

Sin embargo, todos estos toques militares (cada uno identificado con una instrucción) se han perdido y los actuales tienen su origen en el siglo XVIII, durante el reinado de Felipe V, en una época posterior a la desaparición de los tercios. Asimismo, los primeros himnos militares españoles aparecieron en el siglo XIX, concretamente en los años de la Guerra de Independencia.

Por el contrario, como recuerda la web de Defensa y Aviación, sí se conservan letras de algunas de las canciones que entonaban los soldados de los Tercios. Fernández Latorre recoge algunas de estas canciones de contenido algo chabacano y burlesco en su obra «Historia de la música militar española y uniformes» (1997). Una de ellas hace referencia a la toma de Gaeta (Italia) por el Gran Capitán el 1 de enero de 1504:

«Gaeta nos es subjeta

y, si quiere el Capitán,

también lo será Milán.

Pues es ganada Gaeta

por el gran duque Gonçalo,

la Francia dio tal resbalo

que se le quebró la teta.

No beberán con galleta,

de Nápoles botaran a Francia, a

beber de authan»

La web mencionada también recupera una versión en Youtube de esta canción, interpretada el 6 de mayo de 2015 en el Alcázar de Córdoba con instrumentos de la época de los Tercios:

...

Historia de una unidad legendaria

La llamada ordenanza de Génova (1536) en su tercer párrafo mencionó por primera vez la palabra tercio, la unidad que vertebraba los ejércitos imperiales, aunque es posible que el origen de la infantería se remonte a 1534. En ese año Carlos I de España dio orden de reorganizar las compañías que la Corona española mantenía en Italia desde tiempos del Gran Capitán.

No en vano, sigue sin conocerse cuál era el origen del nombre de tercio con el que fueron bautizadas estas unidades. Se cree que su nombre hace referencia a que los tercios estaban conformados por 3.000 hombres, pese a que rara vez se cumplía este patrón, o bien al hecho de que los soldados se repartían originalmente en tres grupos: un tercio armado de picas, otro de escudados, y un tercero con ballesteros.

Sobre el papel, cada tercio estaba conformado por entre 2.500 a 3.000 soldados –aunque la cifra solía ser muy inferior– bajo el mando de un solo maestre de campo, nombrado directamente por el Rey, que era capitán efectivo de la primera compañía de las doce disponibles. Segundo en rango estaba el sargento mayor, que, además, era capitán de la segunda compañía. El resto de las compañías, cada una de 250 soldados, estaba a las órdenes de distintos capitanes.

El alistamiento de tropas era efectuado por cada capitán. En el punto donde se levantaba bandera, se congregaban antiguos veteranos, labriegos, campesinos, hidalgos... Las únicas restricciones quedaban reservadas a los menores de 20 años y a los ancianos, frailes, clérigos o enfermos contagiosos. Fuera de España, la principal exigencia era que fueran católicos.