Gente

Gente&Estilo

Hemeroteca > 02/02/2003 > 

Chiquetete se separa tras un susto de infarto

Actualizado 02/02/2003 - 00:14:44
Desde que saltó a los medios el rumor de una denuncia de malos tratos contra el cantante Chiquetete, por una paliza que supuestamente propinó a su mujer el pasado día 31 de diciembre, los acontecimientos no han cesado de situar a estos personajes en primera línea de titulares. Tras aquellos comentarios llegó la reacción del artista, encolerizado con cuantos le interrogaron por esos rumores. Su respuesta fue muy clara: «¡Como le pase algo a mi madre por las cosas que se están diciendo os vais a enterar!», dijo ante los micrófonos con gestos de lo más expresivos. De aquel enfado llegó el susto de su ingreso en un hospital por un amago de infarto. Mientras Chiquetete permanecía ingresado era su mujer, Raquel Bollo, quien hablaba ante las cámaras para pedir respeto y echar la culpa a los medios de comunicación de lo que le había pasado a su marido. Superado el susto, y con el alta médica en la mano, finalmente llegó la confirmación de la separación matrimonial de la pareja, que tiene dos hijos en común. Chiquetete se fue del hospital a la casa de su madre, en el barrio de Triana, donde se recupera de su dolencia, mientras los médicos le han aconsejado reposo absoluto e imagino que televisiones apagadas. Por su parte, su mujer y sus dos hijos pasan bastante tiempo en casa de los abuelos maternos. El viernes, Raquel se sinceró con Carmen Pardo, de Canal Sur, a quien confirmó que su separación era un hecho, pero que aún no habían resuelto nada en cuanto a quién se queda con la casa, la manutención de los niños, el régimen de visitas... Ahora serán los abogados los que se encarguen de poner esas cuestiones al día y el juez de establecer los puntos que considere. En cuanto a la denuncia por presuntos malos tratos, Raquel niega que ella pusiera tal denuncia, por lo que se deduce que si no la puso tampoco puede quitarla, aunque eso contrastaría con la información de quienes aseguraron que fuentes de la Policía confirmaron días atrás que sí existía tal denuncia. Esa afirmación no implicaría que fuera su mujer quien la puso, ya que en estos casos no tiene por qué ser la afectada quien denuncie. Puede ser desde un familiar, al médico que la atendiera o algún testigo presencial. Al día de hoy, la situación es preocupante en cuanto a que hay un hombre convaleciente, un matrimonio roto y dos hijos testigos de todo. Recuerdo las palabras de la prima de Chiquetete, la cantante Isabel Pantoja, a quien pregunté por estos rumores y quien me contestó que ella no tenía por qué hablar de su familia. -«Pero se dice que tú estás ayudando a Raquel por todo lo que ha pasado». -«Sólo diré que siempre que puedo ayudo a las personas que quiero y que me necesitan».
A Lequio le sacaron los colores. Doble ración de Alessandro Lequio es la que nos ha ofrecido Telecinco con la excusa de las cámaras ocultas. Tal y como anuncié, el italiano fue a plató para escuchar lo que él mismo había contado en un ambiente íntimo. A Lequio le sacaron los colores con sus fantasmadas sobre cómo había empezado una campaña contra la Casa de Alba. «¿Pero quién es esa familia?», decía en tono despectivo, o para confirmar que fue su amigo Matamoros quien se embolsó el dinero de las famosas fotos de Mar Flores y Fernández Tapias, o para asegurar que una ex novia se quedó con el montante de las fotos de su desnudo donde el conde aparecía en todo su esplendor. El italiano aguantó el tipo como pudo, apenas habló y tan sólo arremetió contra su ex compañero y sin embargo enemigo Enrique del Pozo, a quien recordó que Javier Sardá le había echado de sus nocturnas «Crónicas Marcianas». Tal y como ocurrió con Marujita Díaz la semana pasada, no creo que visto el reportaje a nadie se la haya caído el personaje puesto que los espectadores o seguidores de la cosa rosa saben muy bien cómo se lo monta la Díaz y saben muy bien cómo se las gasta Lequio. Dicho lo cual, también es cierto que pocas personas, muy pocas si es que las hay, superarían la prueba de la cámara oculta. Que a uno le graben con micrófonos escondidos no significa que lo que uno diga en privado tenga que ver con la realidad de los hechos. Una cosa son las cámaras ocultas y otra muy distinta la máquina de la verdad.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
PUBLICIDAD
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.