«Cualquiera puede aprender a bailar un vals en dos horas»
c.minguez

«Cualquiera puede aprender a bailar un vals en dos horas»

La crisis no ha afectado al número de parejas que antes de casarse acuden a clases de baile. El rock y otros estilos conviven con los clásicos

Actualizado:

Las manos, durante el baile, deben quedar a la altura del hombro del miembro de la pareja de menor estatura para que, cuando el fotógrafo tire las fotos, las protagonistas sean las caras.

Trucos como éste son los que Juanjo y Silvia, de Blanco y Negro Studio en Madrid, enseñan a los alumnos que acuden a recibir nociones de baile antes de casarse.

Las clases de baile antes de una boda no deben ser otro elemento más de presión, sino un momento para compartir en pareja, así lo cree Diana, que se casará con Alberto el próximo 3 de agosto: «El baile sirve para crear complicidad, es más nuestro. En el resto de la boda se mete más toda la familia». También por una cuestión de comodidad: «la casa es muy pequeña, teníamos que quitar todos los muebles para empezar a bailar, así que, más fácil venir aquí».

No todo es vals

Cada vez son más las parejas que se atreven con otros estilos a la hora de inaugurar el momento del baile tras la ceremonia; triunfan el rock y el swing entre las alternativas al clásico vals vienés, pero también la excentricidades, como la coreografía que Silvia y Juanjo ayudaron a construir a una pareja con la música de El Puma, «Pavo Real».

Juanjo recuerda además, uno de los aspectos más reconfortantes para los novios que quieren recibir clases, y es que no se cobra una tarifa más elevada por decir «es para una boda», el precio es siempre el mismo.

En esta academia aseguran que cualquiera puede aprender a bailar un vals en apenas dos o tres horas de clase, y así, evitar uno de los mayores miedos de las parejas: un pisotón o caída delante de toda la familia.

En el vídeo sobre estas líneas, todos los trucos para que el vals de apertura quede lo más natural posible y sea un recuerdo agradable para los nerviosos novios.