Tecnología - Redes

¿Vivir 500 años? Con Google será posible

El gigante de internet da 425 millones de dólares (400 millones de euros) a Google Ventures para invertir en proyectos nuevos que investiguen la «eterna juventud»

¿Vivir 500 años? Con Google será posible

¿Es posible vivir hasta los 500 años? «No». Esta sería la respuesta que la mayoría de los mortales contestarían a esta pregunta. Sin embargo, si la cuestión fuese dirigida a Bill Maris, fundador y presidente de Google Ventures, la respuesta sería justamente la contraria: «Sí».

Este joven de 40 años protagoniza el número de abril de la revista Bloomberg Markets, de Bloomberg. Para Maris, licenciado en neurociencias, la inmortalidad puede ser una realidad muy próxima. Tal es su filosofía que la compañía, que nació en 2009 como una rama de capital de riesgo de Google con el objetivo de financiar la etapa inicial de crecimiento de pequeñas empresas de tecnología, apuesta por la eterna juventud.

Google Ventures opera de manera independiente y busca invertir en compañías nuevas relacionadas con Internet, software y hardware de tecnología, biotecnología y salud. Así, este año 2015, va a invertir 425 millones de dólares (400 millones de euros) en proyectos nuevos que investiguen la «eterna juventud». Cada año, Google le da 300 millones pero este año ha decidido ampliar en 125 más su inversión. La empresa tiene cerca de 2 mil millones de dólares en activos bajo gestión, con participaciones en más de 280 nuevas empresas.

Maris es un apasionado de la biotecnología molecular, de los secretos que guarda el ADN, de la revolución genética... En definitiva, de una máquina tan inimaginable como es el cuerpo humano. De hecho, es amigo íntimo de Ray Kurzweil y, al igual que él, está totalmente convencido de que las máquinas van a superar al ser humano, por tanto, a este no le queda otra opción que evolucionar, transformar radicalmente su biología, anatomía y ADN. Un cambio que, como asegura a Bloomberg, va a cambiar la forma en la que vivimos y morimos. «Vamos a liberarnos de nuestras propias limitaciones», afirma Maris.

Un futuro ¿aterrador?

Es aquí donde espera encontrar una nueva generación de empresas dispuestas a cambiar la forma en la que entendemos a día de hoy el mundo y en las que Google Adventures está dispuesto a invertir muchos millones. Emprendedores que compartan esta filosofía y se dediquen a investigar y entender cómo el mundo de las máquinas va a superar la biología humana. Aunque para muchos pueda resultar algo aterrador, para Bill Maris es un negocio.

«Tenemos las herramientas en la ciencia de la vida para lograr cualquier cosa que imagines», asegura. «Sólo espero vivir lo suficiente para no morir», declara totalmente convencido. De hecho, levanta su Iphone 6 y dice: «Hace cinco años, esto habría sido inimaginable».

Google, al fin y al cabo, va siempre por delante. El gigante de internet invierte muchos recursos en investigar lo que vendrá en un futuro. Así lo ha hecho con las Google Glass y ahora está trabajando en los coches sin conductor. La intersección en la que convergen la tecnología y la medicina es una apuesta de Google, que ha gastado cientos de millones de dólares en Calico, un centro de investigación de Google, en el que estudian la forma de revertir el envejecimiento, mientras que Google X, el laboratorio tecnológico de Google, está trabajando ya en la investigación de nanopartículas que, introducidas en el torrente sanguíneo, pueden detectar mutaciones de alguna enfermedad y el cáncer.

Google Ventures también ha invertido en Foundation Medicine, que trabaja en la investigación del cáncer para perseguir su sueño de alargar la vida, y en Flatiron Health, un laboratorio especializado en oncología que está construyendo una plataforma en la nube para analizar datos sobre el cáncer. Esto es sólo el principio. «En 20 años, la quimioterapia parecerá tan primitiva que como el uso del telégrafo», asegura Maris.

Google Ventures también respalda a 23andMe, una empresa especializada en pruebas genéticas, y DNAnexus, que trabaja en la construcción de un banco global de la información genómica utilizando la computación en nube.

Estas pequeñas empresas están formadas por pequeños empresarios que desafían a la muerte. «Estamos tratando de ganar el juego -afirma Maris-. Y parte de ello es que es mejor vivir que morir».

comentarios