Sociedad

Papa Francisco: «Voy a hablar del juicio final… pero no tengáis miedo, ¡eh!»

El Pontífice aplaudió durante la audiencia general «la encomiable labor» de la ONCE en el 75 aniversario

JUAN VICENTE BOO - Actualizado: Guardado en: Sociedad

Con una amplia sonrisa, el Papa Francisco comenzó su catequesis ante más de cincuenta mil fieles venidos a la audiencia general advirtiendo: «Voy a hablar del juicio final… pero no tengáis miedo, ¡eh!». Su tono divertido y los abundantes comentarios al margen del texto escrito presentaron el juicio divino como un acto «del amor de Jesús, que es más fuerte que todas las demás cosas».

Al contrario de las imágenes tremendistas utilizadas en siglos anteriores, sobre todo por las iglesias reformadas, el Papa presentó ese momento del juicio final como el instante de un alegre reencuentro para quienes hayan querido acercarse a Jesús a pesar de todas sus faltas y pecados.

Según el Papa, «esa alegría del final comienza ya ahora», pues la cercanía a Dios, esencia del cielo, o el alejamiento, esencia del infierno, son una decisión libre que cada uno toma cada día: «el juicio tiene lugar justo ahora, en el curso de nuestra existencia».

Al margen del texto escrito, el Papa subrayó que «aunque seamos pecadores, y lo somos todos, podemos pedir perdón al Señor y Él siempre nos perdona». Nos perdona porque «el amor de Jesús es más fuerte, más grande que todas las demás cosas. Pero tú debes abrirte, arrepentirte, lamentar las cosas malas que hayas hecho».

«¡Adelante sin miedo!»

Visiblemente empeñado en disipar todo temor, el Papa insistió con fuerza: «¡Adelante! ¡Adelante sin miedo porque el amor de Jesús es más fuerte! ¡Jesús es así!».

El Santo Padre recordó que en el momento del juicio de cada uno «podremos contar con la intercesión y la benevolencia de tantos hermanos y hermanas mayores que nos han precedido, que han ofrecido su vida por nosotros… ¡y que continúan amándonos de modo increíble!».

En palabras del Papa, «la Iglesia es verdaderamente una madre y, como una madre, busca el bien de sus hijos, sobre todo de los alejados y los afligidos».

En su saludo final en español, el Papa mencionó específicamente «a la Fundación ONCE, a los que animo a seguir desarrollando su encomiable labor». El Papa se reunió brevemente con los 130 peregrinos de la organización de invidentes -entre los que figuraba el director general, Ángel Sánchez Cánovas-, venidos a Roma para celebrar el 75 aniversario de la ONCE y el 25 de la Fundación.

Toda la actualidad en portada

comentarios