Simulación del proyecto visto en altura desde la Puerta del Sol
Simulación del proyecto visto en altura desde la Puerta del Sol - abc

Las alturas que planea Canalejas echan el freno a su despegue final

Actualizado:

El proyecto de Canalejas se encuentra paralizado desde febrero, pendiente de obtener la licencia definitiva que permitirá al Grupo Villar Mir construir los aparcamientos y levantar los edificios hasta finalizar las obras. Pero esta nueva fase depende de que la Comunidad de Madrid se pronuncie a través de la Dirección General de Patrimonio Histórico ante el último informe que emitió en febrero la Comisión Local de Patrimonio Histórico (CLPH).

El plan de la Manzana de Oro necesitará readaptarse para meter ladrillo porque, planteado como está, atenta contra la protección Bien de Interés Cultural (BIC) de diversos elementos, entre ellos las fachadas por sus alturas. OHL, la filial de Villar Mir que se encarga de su construcción, cuenta con su rediseño.

Sin respetar la cornisa

Los expertos que elaboraron el documento de la CLPH consideran que el proyecto impide que se aprecie la autonomía de las fachadas de los siete edificios –que ahora forman uno– por sus levantes. Además, establecen que las tres plantas de más que se incorporan a la mole retranqueadas ningunean la cúpula o cornisa de Alcalá 14.

Dice también el informe que los volúmenes que coronan las residencias de lujo no guardan relación con ningún referente urbano contextual. Canalejas excedería también el límite de altura máxima del conjunto, fijada en 40 metros –lo que mide Alcalá, 12–.

No pasa por alto la Comisión Local que el patio de operaciones, declarado BIC, se suprime en todas las plantas altas –salvo en la baja y la primera–, ocupando su proyección con escaleras y forjados. Tienen en cuenta que los elementos de servicio, instalaciones y ascensores impiden las condiciones de protección de la primera crujía de Alcalá 14 y Canalejas 1, también BIC.

Empezar de cero

Otra de las cuestiones que trataron los técnicos de Patrimonio fue la cubierta continua de pizarra repuesta para los edificios de Sevilla y Canalejas, que no recupera la geometría original. Desde OHL informaron de que ya han tomado contacto con el nuevo gobierno de la ciudad. La valoración de las reuniones ha sido «positiva». Pero el futuro del proyecto, más que de una cuestión política, depende de solventar los obstáculos técnicos. El proyecto tendrá que volver al punto de partida. Defenderse de nuevo en una CLPH, que Patrimonio de la Comunidad se pronuncie al respecto y que tras su valoración la CLPH conceda la licencia definitiva para comenzar la construcción.