Jordi Pujol Ferrusola, en una imagen de archivo
Jordi Pujol Ferrusola, en una imagen de archivo - efe

Testaferros del abogado de Pujol crearon la empresa de su hijo que investiga Ruz

Piqué Vidal, quien defendió al «expresident» en Banca Catalana, colocó a los testaferros

Actualizado:

La principal empresa de Jordi Pujol Ferrusola, Iniciatives Marketing i Inversions S.A., que está siendo investigada por el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, fue creada por testaferros dirigidos por el polémico abogado de Jordi Pujol padre, Joan Piqué Vidal. Así lo demuestran documentos oficiales consultados por ABC.

La sociedad, que actualmente acumula una extraordinaria fortuna de 18 millones de euros en activos, se puso en marcha en el epicentro de la etapa de Jordi Pujol al frente de la Generalitat, el 15 de noviembre de 1993 (llevaba 13 años como presidente catalán y aún le restaban otros 10). Fue registrada con el capital mínimo permitido, 500.000 pesetas (unos 3.000 euros). Entre los accionistas fundadores no había ni rastro de la familia Pujol. En su lugar aparecen dos personas sin aparente relación con el clan Pujol: Santos Hernández Fox y Javier Villalba Catalá.

Fuentes próximas a Piqué Vidal aseguran a ABC que se trata de hombres de paja que trabajaban para el despacho del abogado de Jordi Pujol. El letrado se convirtió en uno de los más cotizados de Barcelona después de conseguir que el presidente de la Generalitat no fuera procesado en el caso Banca Catalana, en 1986, pero pronto afloró su cara más turbia y delictiva: en 1996 fue condenado a siete de años de prisión junto al juez Pascual Estevill por extorsionar a empresarios y en septiembre va a ser juzgado por blanquear 80 millones de euros del narcotráfico.

Equipo de testaferros

La sociedad de los Pujol se creó cuando Piqué Vidal estaba en lo más alto. Tenía un despacho con más de 40 abogados y una nutrida cartera de testaferros que ponía a disposición de sus clientes. Uno de los hombres de paja más activos era el mencionado Javier Villalba Catalá, abogado de profesión y cuyo nombre apareció posteriormente en procesos judiciales que pusieron al descubierto las corruptelas de Piqué Vidal y sus clientes.

Villalba Catalá y Hernández Fox depositaron cada uno 250.000 pesetas para poner en marcha esta sociedad, que nació con el nombre de Akendo SL, se transformó primero en Natural Stone Marketing Center S.A. y luego en su actual denominación, Iniciatives Marketing i Inversions S.A. (la sociedad es la misma, conserva el CIF y nunca se dio de baja). La compañía fue creada, según refleja el Registro Mercantil de Barcelona para «comprar y vender en todo el mundo mármoles, granitos y todo tipo de piedra natural».

Poco después de iniciar su andadura hubo una ampliación de capital y una reordenación de las acciones, pero ésta no fue inscrita (la ley no obliga a hacerlo, es voluntario). Los acontecimientos posteriores demuestran que en ese momento la familia Pujol tomó el control de una empresa que, de cara al Registro Mercantil, era de unos tales Villalba y Fox.

La compraventa de mármol dio réditos a los Pujol a principios de los 90, cuando el mayor de los hijos de Jordi Pujol y Marta Ferrusola, asociado a un empresario del sector, suministró cien mil metros cuadrados de mármol a FCC para adecentar el aeropuerto de El Prat antes de los Juegos Olímpicos. Pujol Ferrusola figuró como vicepresidente de la empresa, en principio contratado por los dueños de la compañía, pero lo que no se sabía es que las acciones estaban en manos de meros testaferros suministrados por el abogado de su padre.

El 6 de julio de 2006, dos años y medio después de que Jordi Pujol dejara la presidencia de la Generalitat, su hijo mayor apareció en el cuadro directivo de Iniciatives Marketing i Inversions S.A., donde hoy continúa como apoderado. La administradora única de la empresa es Mercè Gironés, su exmujer. A juzgar por los balances de cuentas de la empresa marmolista, a Pujol Ferrusola le ha ido muy bien. La compañía que echó a andar hace veinte años con un capital de 500.000 pesetas tiene hoy 18 millones de euros. Tal y como reveló ABC, la firma de Pujol Ferrusola ganó de golpe 12,7 millones de euros en el ejercicio 2008, pese a que la empresa no cuenta con más empleados que su exmujer y apenas registra actividad.

Paraísos fiscales

Hoy esta empresa está en el punto de mira de la Audiencia Nacional, que investiga las cuentas del primogénito del político catalán después de que su examante, María Victoria Álvarez, lo denunciara por «llevar fajos de billetes de 500 euros a Andorra». Un informe de Hacienda encargado por Ruz ha revelado que Iniciatives Marketing y otras cuatro sociedades en las que participa Jordi Pujol Ferrusola (Inter Rosario Port Services, Project Marketing Cat, Active Translation e Iberoamericana de Business and Marketing) movieron 32,4 millones de euros en 118 transacciones entre 2004 y 2012. El dinero fluía entre España y trece países, entre ellos paraísos fiscales. Los abogados de Pujol Ferrusola sostienen que el origen de su fortuna es lícito.