Menos operadores de telefonía, pero más grandes
La consultora espera un crecimiento continuado en las ventas de tabletas y «smartphones» - abc

Menos operadores de telefonía, pero más grandes

Actualizado:

En España operan a día de hoy 26 compañías de telefonía móvil, entre las más grandes y con red propia —Telefónica, Vodafone, Orange y Yoigo— y los operadores «low cost» más pequeños. Pero la caída de los ingresos en el sector augura un «inevitable» proceso de concentración vía fusiones y absorciones entre empresas, según la consultora Booz & Company, que este miércoles ha presentado su informe anual de tendencias en telecomunicaciones.

«Hemos llegado a un buen nivel de competencia, pero la evolución de los ingresos hace pensar que más pronto que tarde habrá un proceso de concentración», ha dicho José Antonio Tortosa, vicepresidente de la firma en nuetros país, quien ha recordado que esta ya «es una tendencia mundial» y cómo en Dinamarca, tras la explosión de operadores móviles virtuales (OMV) o de bajo coste, el número de operadores se redujo a prácticamente la mitad.

«En ningún país europeo hay más de 3 o 4 operadores con red propia», ha señalado en rueda de prensa José Arias, socio y vicepresidente de la consultora, quien ha explicado que al existir muchas compañías de telefonía, la cuota de mercado de cada una es menor y por lo tanto su rentabilidad más baja, siendo un mercado poco atractivo para los inversores.

Primeros movimientos en España

En España, a pesar de la irrupción de los OMV —hasta los grandes operadores han lanzado los suyos propios, Telefónica con Tuenti y Orange con Amena— y que siguen ganando cuota de mercado, ya se han producido movimientos en ese sentido. Orange acaba de adquirir Symio y Yoigo, a pesar de no ser ya un operador de los conocidos como alternativos, está en venta. Tortosa ha aventurado incluso que más allá de Telefónica, quien puede salir fortalecido de este proceso son Vodafone y Orange.

Booz & Company cree además lo que ya se ha consilidado es el cambio de modelo basado en la voz —llamadas— a otro asentado sobre los datos o internet móvil. En este sentido, la consultora estima que en 2016 los ingresos por voz habrán caído a nivel mundial un 5%, hasta los 628 billones de dólares, mientras que el tráfico de datos sobre redes móviles crecerá a un ritmo anual de casi el 80%. Y que, po lo tanto, también aumentará el volumen de tabletas y telefónos inteligentes («smartphones»), de forma que este mismo año el número de dispositivos móviles superará al de la población mundial.

Riesgo de colapso de las redes móviles

Ahora bien, esa tendencia amenaza con colapsar las actuales redes móviles, a la vez que hace más costosa su gestión para los teleoperadores propietarios de esas redes. En este sentido, tanto Arias como Tortosa han explicado que las compañías ya están tomando medidas como la compartición de esas infraestructuras o la inversión conjunta en su despliegue.

Booz & Company considera al respecto que, a pesar de la merma de la facturación por el difícil contexto económico, los operadores están obligados a seguir realizando inversiones en nuevas redes, como la 4G, más rápida, barata y eficiente que la actual 3G. Para la consultora los dos próximos años se verá un gran «boom» inversor en el despliegue de esta red, aunque han adevertido de que en España, inmersa ahora mismo en el desarrollo de la fibra óptica, podría retrasarse entre uno y dos años debido tanto a ese contexto de recesión como a que el volumen de tráfico y la escasez de dispositivos con esta tecnología no hacen todavía urgente esa inversión.

Compañías como Telefónica y Vodafone ya han realizado los primeros despliegues precomerciales de esta tecnología, y el Gobierno ha aprobado una plan de liberación de frecuencias —conocido como «dividendo digital»— para que ese espectro esté disponible a partir de 2014, un año antes de lo previsto.