Muere desangrado un subsahariano al quedar enganchado en la valla de Ceuta
Los trabajos para reparar los desperfectos provocados por el temporal en la valla de Melilla se prolongarán durante varios días | EFE
No tenía más de 25 años y ayer encontró la muerte en plena valla fronteriza. Su intento por llegar hasta Ceuta quedó en una ilusión, la que mantienen los cerca de 40 subsaharianos que malviven en los montes de Beliones. Esta semana ha sido muy dura para ellos. El martes sufrieron una brutal redada de la Gendarmería marroquí que hizo uso de perros para rastrear la zona y echar los asentamientos del lugar. En uno de esos vivía el joven subsahariano que ayer fue localizado por la Benemérita colgado de la valla externa que separa Ceuta de Marruecos. El viento de hasta 100 kilómetros por hora que se registró en la ciudad no hizo sino erigirse en obstáculo para este nuevo intento de salto. Según ha informado la Delegación del Gobierno, el fallecido quedó enganchado en una de las concertinas, llegando a golpearse hasta en dos ocasiones contra el vallado a modo de péndulo. No pudo soltarse y murió desangrado.
El Gobierno responde a estos intentos de entrada de inmigrantes con refuerzos, con más agentes, subiendo la altura de la valla o haciéndola más férrea. Trabajos que se están llevando a cabo de manera casi continuada en Melilla, en donde los fenómenos meteorológicos adversos han hecho mella. En dos días, debido a la fuerza del viento, se han desprendido 160 metros de vallado, correspondiente a la zona externa del perímetro. La Delegación del Gobierno ha insistido en que se mantiene la seguridad de la ciudad ya que la valla caída se corresponde con la más cercana a Marruecos, mientras que la situada cercana a España no ha sufrido daños.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...