Lunes, 23-02-09
Si algún proyecto ha sufrido de manera especial el vaivén de la desconfianza en la obra pública ha sido el túnel del AVE entre Sants y Sagrera. Tras varias modificaciones anteriores, fue en 2005 cuando bajo el impacto del Carmel las administraciones acordaron que la galería para la Alta Velocidad regresase a su trazado por la calle Mallorca. La presión vecinal consiguió un cambio de trazado que evitaba tener que horadar por debajo de tres manzanas del Eixample. La Generalitat y Fomento aceptaron la modificación. A cambio, el túnel volvía al eje de la calle Mallorca, esto es, sin pasar por debajo de viviendas pero acercándose a la Sagrada Familia.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...