El cráter más misterioso y desconocido de Siberia
El extraño cráter Patomskiy se eleva entre los árboles del bosque siberiano de Irkutsk - abc

El cráter más misterioso y desconocido de Siberia

«Patomskiy» es una extraña formación geológica trae de cabeza a los científicos desde su descubrimiento en 1949

Actualizado:

Aunque a lo largo de los años el hombre ha desentrañado muchos misterios relacionados con la evolución de la Tierra, algunos rincones del planeta plantean todavía preguntas que la ciencia no es capaz de resolver. Una de esas incógnitas es el cráter Patomskiy, una formación geológica cuyo origen no ha podido ser explicado por los científicos.

Esta extraña formación se encuentra en medio de los bosques de de Irkutsk en Siberia y, según cuenta el blog «Criptogramas», fue descubierta en 1949 cuando el geólogo Vadim Kolpakov realizaba un mapa de esa región rusa. Desde entonces, mucho se ha especulado sobre su origen, con teorías que apuntan desde que fue creado por una antigua civilización hasta la construcción por prisioneros de un gulag secreto.

Sin embargo, una de las principales teorías acerca de la formación de esta estructura, que toma su nombre de un río cercano, apunta hacia el impacto de un cuerpo celeste, concretamente, hacia el famoso bólido de Tunguska, un meteorito que explotó sobre la región de Krasnoyarsk en 1908, y cuyo cráter jamás fue localizado. Otros estudios recientes, datan la antigüedad de esta formación en unos 250 años, por lo que si su origen se encuentra en un meteorito, debió de ser uno anterior.

El problema es que en el cono, que tiene 150 metros de ancho en la base y 80 en la cima y una profundidad central de aproximadamente diez metros, no se han hallado restos algunos de rocas procedentes del espacio. Algunos geólogos aseguran que el meteorito, de alto contenido en hierro, se encuentra a más de cien metros de profundidad bajo el cráter. Sin embargo, esta posibilidad es descartada por el resto de la comunidad científica.

Otra posible explicación a esta formación es que se trate de un volcán que, en lugar de expulsar lava, sufrió una violenta explosión de gas, probablemente hidrógeno, que le confirió su peculiar forma, por la que también es conocida como el nido del águila.

Para el geólogo Alexander Pospeev esta es la explicación más convincente para aclarar el origen de esta misteriosa formación que 65 años después de su descubrimiento sigue constituyendo un auténtico enigma para la comunidad científica.