ENCUESTA DE GAD3 PARA ABC

PP y PSOE se afianzan a la cabeza y ya suman dos tercios de los diputados

La preocupación por la seguridad tras los atentados de París detiene la fuga de votos hacia los nuevos partidos y favorece la experiencia de gestión

MadridActualizado:

En los últimos días se ha impuesto en el debate político el problema sobre la seguridad, a raíz de los atentados terroristas de París, y se ha desplazado a un segundo plano la cuestión catalana. Es un hecho que se ha reflejado en la última encuesta de GAD3 para ABC, donde se observa cómo los dos grandes partidos, PP y PSOE, los únicos con experiencia de gestión, han subido varias décimas en su estimación de voto y han ganado nuevos diputados respecto al estudio de la semana anterior.

En esta encuesta se han realizado 1.200 entrevistas después del ataque yihadista en la capital francesa. Es decir, recoge todo el impacto de unos hechos que han conmocionado a Europa y al mundo entero, y que en España pueden condicionar las semanas que quedan hasta las elecciones generales del 20 de diciembre. El presidente de GAD3, Narciso Michavila, explica que entre las principales inquietudes de los ciudadanos se ha observado cómo sigue primando la economía y el paro, pero estos últimos días el problema de la seguridad se ha impuesto por delante del desafío independentista. Y ese debate siempre suele beneficiar a los partidos que tienen más capacidad de gestión y experiencia de Gobierno. Los emergentes, en cambio, obtienen mejores resultados cuando se habla de cuestiones como la regeneración democrática y la corrupción. Todo esto con una salvedad: Podemos ha ocupado el espacio más «pacifista» ante la política antiyihadista, y eso tiene su público.

La fuerza del bipartidismo

Desde la anterior encuesta, PP y PSOE suben 1,3 puntos entre los dos y ganan seis escaños, hasta sumar en total 222 diputados, el 63 por ciento, prácticamente dos tercios del Congreso. El «bipartidismo» toma fuerza así a menos de un mes de las elecciones, en un momento especialmente crítico por la amenaza real terrorista.

El PP se mantiene en la primera posición, con un 28,5 por ciento de voto estimado y 129 diputados. Supone una subida de seis décimas en solo una semana, y dos diputados más. La caída desde 2011 sigue siendo monumental: 57 diputados y 16,1 puntos menos, pero en Génova creen que la tendencia general les consolida como partido ganador, si bien el pacto con Ciudadanos sería imprescindible después del 20-D para poder gobernar.

El PP se mantiene en la primera posición, con un 28,5 por ciento de voto estimado y 129 diputados

El PSOE resiste en el segundo puesto, con un 22,8 por ciento de votos previsibles, a 5,7 puntos del PP. Sube siete décimas respecto a la semana pasada, y tendría 93 diputados, cuatro más que en la encuesta anterior, pero todavía 17 menos que en las elecciones generales de 2011.

En este sondeo se observa así cómo la fuga de votos que estaban sufriendo tanto PP como PSOE hacia Ciudadanos se ha frenado, algo que se ha acentuado después de que el desafío independentista haya pasado a un segundo plano informativo en estos días.

La formación de Albert Rivera sigue ocupando el tercer lugar, con un 16,4 por ciento de voto estimado. Supone un retroceso claro en solo una semana: 1,5 puntos menos. En diputados, Ciudadanos pasaría de contar con 56 a 52. Unos datos que confirman que la tendencia al alza de este partido se ralentiza, lejos aún de poder alcanzar al PSOE en la segunda posición.

El PSOE resiste en el segundo puesto, con un 22,8 por ciento de votos previsibles

Pero los diputados de la formación naranja siguen siendo claves ante la formación del futuro Gobierno. El PP necesitará a Ciudadanos para llegar a una mayoría suficiente para investir primero a su candidato, si gana en las urnas, y para poder gobernar después. Con los escaños de este partido, el PP llegaría a 181 diputados (cinco más de la barrera de la mayoría absoluta). A los populares únicamente les valdría el voto afirmativo -no la abstención- de Ciudadanos en una hipotética investidura de Rajoy, ya que el voto en contra solo de PSOE y Podemos (137 escaños entre los dos), rechazaría al candidato popular incluso en la segunda votación, cuando vale la mayoría simple.

El partido de Pablo Iglesias sube en esta encuesta y roza a Ciudadanos con un 15,6 por ciento y 44 diputados. Son casi dos puntos más que la anterior semana y siete diputados más. La explicación hay que buscarla en las coaliciones electorales que ha cerrado en Comunidades como Cataluña (En Común Podem, que incluye a ICV), Galicia (En Marea) y Comunidad Valenciana (con Compromís). Según GAD3, en estas regiones esas coaliciones tendrían fuerza incluso para formar grupo en el Congreso, al margen de la marca general de Podemos, por lo que se podría dar la circunstancia de que las distintas siglas bajo las que se presenta esta formación tuvieran hasta tres o cuatro grupos parlamentarios.

Podemos roza a Ciudadanos con un 15,6 por ciento y 44 diputados

El gran perjudicado de estas coaliciones, que han hecho subir el porcentaje de Podemos en sus diferentes denominaciones, es Izquierda Unida, que hasta ahora llevaba una racha alcista. La formación que encabeza Alberto Garzón deja atrás esa línea ascendente y se queda con un 4,4 por ciento, cinco décimas menos que la semana pasada, pero lo que es peor, con solo dos diputados, frente a los cinco que se estimaban antes.

Respecto a los demás partidos, las «marcas» de CDC y ERC sumarían 19 diputados (los mismos que tenían hasta ahora CiU y ERC), y Unió perdería el escaño que se le daba.