Albert Rivera atiende a ABC en su despacho del Congreso
Albert Rivera atiende a ABC en su despacho del Congreso - IGNACIO GIL

EntrevistaAlbert Rivera: «Claro que es posible que forme gobierno con el PP o el PSOE»

El presidente de C's cree que Rajoy carece de credibilidad para liderar un nuevo tiempo político y que los «proyectos tienen un inicio y un final», pero no rechaza un pacto con el PP

Actualizado:

Las paredes de su despacho estrenan decoración. No existe la intención de que vaya a ser una ubicación temporal. Albert Rivera recibe a ABC en el Congreso horas antes de partir a Grecia para visitar varios asentamientos de refugiados en el Pireo. Termina una reunión con Luis Garicano, que volverá a cobrar gran protagonismo en la campaña electoral. El responsable económico de Ciudadanos le ha traído un regalo: las tres temporadas de la televisiva «Borgen», que el presidente de Ciudadanos no ha logrado ver completa. Aunque estos meses algunos quisieron adivinar en España un reflejo de una serie en la que un partido que se hace llamar «moderado» accede al poder pese a no ser el más votado ante el declive de los tradicionales. Moderación, estabilidad y reformas son las palabras que más repite como remedio de lo que quiere conjugar: «el intento del populismo de asaltar el poder». Acostumbrado a ser protagonista, afronta la repetición electoral con el reto de ser algo más: decisivo.

—En campaña presentó a Pedro Sánchez como un líder débil. Tres meses después votó a favor de su investidura.

—La clave de todo es el «no» de Rajoy al Rey. Todos esperábamos que el presidente del PP intentase formar Gobierno y fuese a la investidura. Y ese bloqueo institucional se tuvo que solventar de una manera que a mí me parece más razonable que no que gobierne Podemos, que es con un acuerdo entre partidos constitucionalistas. Todo el mundo sabe dónde esta nuestro límite: la Constitución, la unión de los españoles, la regeneración democrática... son nuestras condiciones para poder llegar a acuerdos. Como Rajoy no quiso dar ese paso, nos sentamos con el candidato que propuso el Rey de España e intentamos formar Gobierno. Quisimos extender ese acuerdo al PP. Pero es verdad que PP y PSOE ni se saludan y fue muy complicado. Nosotros no queríamos que Podemos asaltara el poder. Y el único partido que lo ha evitado ha sido Ciudadanos y no el PP. Si nuestra actitud hubiese sido la de Rajoy, hoy podríamos tener un Gobierno del PSOE con Podemos.

—¿Eso fue definitivo en su relación con Rajoy?

—Estoy convencido de que muchos que votaron a Rajoy no entendieron eso. Bastante complicado estaba como para ponérselo al Rey más difícil. Rajoy ha repetido como 200 veces que quiere un acuerdo con el PSOE pero luego, si hay un acuerdo con el PSOE, lo critica. No puedes criticar lo mismo que pides. El problema es que Rajoy se ha construido su propio búnker y se ha ido aislando durante cuatro años de mayoría absoluta. Y ahora intenta romper todos los puentes con un partido centrista y liberal como Ciudadanos. El partido gracias al que gobiernas cuatro comunidades autónomas y quince capitales de provincia en vez de ser un aliado lo ves como un enemigo. O tiene mayoría absoluta o con lo que está haciendo lo tendrá muy difícil para gobernar.

—¿Por qué dice que Rajoy de quiebra los puentes con usted?

— Hay un votante moderado que no entiende que al PP le preocupe más Ciudadanos que Podemos. No tiene sentido. Si los populistas, ahora con los comunistas de la mano, llegan al poder, a la gente moderada, ya sea de centroizquierda o de centroderecha, seguramente no les va a gustar. Y la manera de evitarlo es que Ciudadanos sea fuerte. Para que podamos garantizar un Gobierno de reformas y estable. Mucha gente moderada no se cree que Ciudadanos sea el problema y Podemos los chicos «que van muy bien», como dijo Rajoy en campaña. Con Herrera tenemos un acuerdo de investidura o con Cifuentes. Igual que hay gente como Pablo Casado que defiende tender puentes con Ciudadanos y no quemarlos, estoy convencido de que la mayoría de votantes del PP lo piensa.

—La pregunta de estas elecciones es con quién se está dispuesto a gobernar. ¿Lo intentará con PP y PSOE?

—Venimos de un bloqueo institucional. El debate de esta campaña es cómo ponemos en marcha la legislatura. Y en este debate, si Ciudadanos es decisivo y es más fuerte, España tendrá Gobierno. Este es el principal objetivo de la repetición electoral. Y no solo eso. Sino que tendrá un Gobierno profundamente reformista que regenere la vida pública. Regeneración y estabilidad serán las características del Gobierno del que pueda formar parte Ciudadanos. Y sí, podrá ser un Gobierno con los dos partidos constitucionalistas. Nosotros no vamos a formar Gobierno nunca con los populistas o los separatistas porque son una amenaza para España.

—En campaña insistía en que no estaría en gobiernos que no liderase. Si hay suma, ¿eso pasa a ser una condición?

—Nosotros dijimos que no estaríamos en un Gobierno que no encabezásemos porque pensábamos que no éramos necesarios, pero como no ha sido posible ponerlo en marcha, Ciudadanos asume que tiene que ser un partido de Gobierno. Y asume que en el futuro tocará mojarse. Y que para poder tener un Gobierno estable se necesitará una mayoría parlamentaria. Si los españoles nos dan fuerza para ser decisivos nosotros no descartamos la opción de estar en el Gobierno para darle estabilidad y fortaleza. Pero no es un objetivo en sí mismo. No queremos asaltar el poder, pero sí queremos el poder de cambiar las cosas. El poder de influir, de llevar a cabo reformas. Y si hay que llevarlas en primera persona, no descartamos esa vía. Los españoles piden acuerdos y gobiernos de varios partidos.

—Pablo Casado dice que hay que votar al PP para que no gobierne Podemos.

—Lo que me preocupa de esa frase es que es falsa. Si el PP hace lo mismo que ha hecho Rajoy los últimos cuatro meses, Podemos puede gobernar. Él ha demostrado que no dialoga con los demás, no ha sido capaz de buscar aliados ni políticas reformistas. No ha tomado decisiones internas en su partido que permitan que hoy Rajoy sea un activo contra la corrupción. Más bien lo contrario. Ha hecho cosas buenas por este país, pero yo creo que en la vida todo llega a un final. Y yo creo que esa forma de entender la política, de no dar cuentas, de decir que no al Rey, no al Congreso cuando te llama a comparecer... ya se agotó. Claro que hay posibilidad de que Ciudadanos forme Gobierno con el PP o el PSOE. Pero tienen que darse cuenta de que ha habido nueve millones de votos a partidos nuevos. Que la inmensa mayoría no está contenta con lo que ha pasado los últimos años. Y Rajoy básicamente lo que dice es que le demos todo el poder para seguir haciendo lo mismo. El cambio tiene que ser también para los moderados. Nosotros somos el cambio de los moderados. El cambio de la gente que simplemente quiere algo tan revolucionario como un Gobierno que nos les robe. Un Gobierno que mire a la clase media. Y Rajoy no quiere ningún cambio. Defiende que lo ha hecho todo muy bien.

—Pero si esa suma existe, ¿no cree que Rajoy le llamará y estará dispuesto a hacer esos cambios?

—El primer cambio que tiene que haber es de políticas y personas. Lo que nadie se va a creer es que todas las reformas que no ha hecho las va a hacer ahora. No tiene ninguna credibilidad.

—Pero si es la condición para un pacto, ¿por qué no podría hacerlo Rajoy?

—Ya, pero es que si Ciudadanos forma parte de un proyecto, yo quiero creer en lo que hago. No quiero que nadie esté ahí pensando en su supervivencia. Por tanto, la gente que encabece el nuevo Gobierno de España, que será gente nueva, sea del PP, del PSOE o de Ciudadanos, tiene que ser gente que confíe en este país. Gente que diga que se acabó esta etapa y vamos a abrir otra. Y lo que yo digo es que no le dejemos a los radicales la bandera de cambiar las cosas porque los moderados también las vamos a cambiar. Lo que le pido a la gente moderada es que la forma de cambiar las cosas es votando a un partido como Ciudadanos. En ese sentido, ¿tiene Rajoy alguna credibilidad para liderar un pacto contra la corrupción? Ninguna. ¿Tiene Rajoy alguna posibilidad de decir voy a reformar la Justicia y despolitizarla? Ninguna. ¿Tiene alguna credibilidad para plantear un pacto por la Educación cuando ha reformado sin contar con los demás? No. Sinceramente, es una cuestión ya de proyecto. Tienen un inicio y un final.

—¿Ve al PSOE pactando con Iglesias?

—Aritméticamente esa posibilidad existía. Y Antonio Hernando ha dicho que si el PSOE gana las elecciones habrá un Gobierno por la izquierda. Otra cosa es que la gente que vota al PSOE esté deseando que su partido llegue al Gobierno de la mano de Podemos y los separatistas. No lo creo. El PSOE tendrá que decidir. Esta vez intentó llegar a un acuerdo con Ciudadanos y ellos querían extenderlo a una abstención o voto desde fuera de Podemos. Una parte importante del PSOE vio con buenos ojos un acuerdo con los constitucionalistas. No se lo que va a hacer el PSOE en un futuro, pero estoy convencido de que su gente moderada prefiere acuerdos con partidos constitucionalistas que reformen el sistema pero que no lo rompan antes que un acuerdo con Podemos.