Artur Mas junto con el «número 1» de su lista, Raúl Romeva, y la presidenta de Òmnium, Muriel Casals
Artur Mas junto con el «número 1» de su lista, Raúl Romeva, y la presidenta de Òmnium, Muriel Casals - INES BAUCELLS

La candidatura de Mas en siete fraudes

Actualizado:

Esta candidatura unitaria es la «operación Mascarada» de Artur Mas, su modo de disimular quién es y aparentar lo que no es. Su intento desesperado de sumar lo insumable, su ficción de ser muchos porque sabe que son pocos, el recurso de hacer bulto para parecer mayoría y de enjuagar sus culpas en la inocencia de los otros. Es su última farsa para aferrarse al poder a costa de una Esquerra infantil y prepolítica.

Mas sabe que crea rechazo y que el independentismo no es mayoritario; y ha creado una candidatura para engañar en estos dos aspectos a los catalanes. He aquí sus siete principales fraudes.

1. Mas va cuarto pero es el presidenciable

El único objetivo de Mas es mantenerse en el poder y sabe que es uno de los personajes que más rechazo crea en la izquierda independentista. Por ello se esconde tras las caras más amables -y a la vez más grotescas- del llamado proceso, para continuar mandando sin pasar por las urnas. Una candidatura sin Mas al frente pero con él como única alternativa. Pero podría salirle mal porque el comunista Romeva se está creciendo y ya ha dicho que «no está escrito en ninguna parte que Mas tenga que ser presidente». Hay partido y el «president» es gafe.

2. Se llaman juntos y están todos peleados

Esta candidatura no ha sido fruto de un pacto entre personas de buena voluntad que han renunciado a sus personalismos por el objetivo común de la independencia, sino una claudicación de Esquerra causada por la falta de valentía política de su líder. Junqueras se arrodilló y Mas le pateó hasta sacarle la última gota de sangre. No es el pacto que querían ni la dirección ni las bases de ERC, ni las juntas directivas de Òmnium y de la ANC. Fue el pacto que David Madí, la única mente pensante de la política catalana -aunque está retirado y dedicado a la empresa privada- cocinó y ejecutó para una vez más salvarle la vida al presidente de la Generalitat cuando todo lo tenía perdido.

3. Estructuras de Estado prometidas desde 2012

Las estructuras de Estado se han convertido en la metáfora de la estafa del proceso. Prometidas y hasta explicitadas en el acuerdo de legislatura que ERC y CiU suscribieron en 2012, no sólo no se han realizado sino que las dotaciones que les han ido asignando en los distintos presupuestos han sido ridículas.

4. Partidos mermados en las encuestas electorales

La «radicalidad democrática» que Mas reclama es otra de sus mentiras. Primero porque la democracia se basa en respetar la Ley y segundo porque no existe una mayoría de catalanes dispuestos a pagar el precio de independizarse de España. Por ello dice Mas que en las elecciones del 27-S «contaremos diputados y no votos». En las últimas encuestas, Convergència perdía 15 diputados y ERC se quedaba como cuarta fuerza. Como suele pasar con mentirosos y mediocres cree que sólo ganará haciendo trampas.

5. Prometer el imposible: la separación gratis de España

Prometer una separación gratis de España, sin dolor y sin que afecte a la permanencia de Cataluña en la Unión Europea, es pensamiento mágico, trilerismo o estupidez, y a estas alturas uno ya no sabe qué es más grave. Los independentistas de buena voluntad creen, porque así se lo han inculcado, que la consecución de la independencia será como ganarle una Champions al Madrid y que con lo que España nos roba, cuando seamos un Estado, lo tendremos todo pagado.

6. Ponen de cabeza de lista a un antiamericanista

A pesar de que la comunidad internacional ha repetido una y otra vez que Cataluña es un asunto interno de España, el Gobierno catalán y sus periodistas subvencionados no se han cansado de deslizar que «lo tienen hablado» con los Estados Unidos y con Israel, y que a la hora de la verdad «nos ayudarán». Puestos en el delirio de creer que pudiera ser esto cierto no parece razonable poner a Romeva de líder de la candidatura que tiene que ser el espejo en el mundo de las ansias de Cataluña; Romeva es partidario del bloqueo a Israel, comunista y antiamericanista, actitudes que han llevado al mundo libre a la miseria y a la muerte.

7. Lluís Llach, diputado; Guardiola para no salir

En una demostración más de la inconsistencia política de este proceso, se ha tenido la ocurrencia de que Lluís Llach sea diputado por Gerona. Un comunista sin escrúpulos y sin piedad, que le puso una querella a Felipe González por entrar en la OTAN, y que recientemente, en su cuenta de Twitter, comparó Gaza con Auschwitz, es la persona con la que el independentismo quiere quedar bien en el extranjero y dignificar el Parlamento catalán. Una cosa es que a los raritos como yo nos gusten sus canciones y la otra que lo convirtamos en referente intelectual y en representante de las instituciones.

Dice mucho del compromiso de Guardiola con la causa que se presente para no salir; y es también indicador de lo que se puede confiar en Romeva, que haya anunciado que si no gana no será ni diputado.

No hay en un desfile de modelos menos idea de la verdad ni vanidades más desbordadas.